CRÓNICA

Un ejemplar 'Mesías' con Higginbottom

El director británico y sus formaciones ofrecen una luminosa versión tradicional del oratorio de Händel en el Palau de la Música

Higginbottom, dirigiendo ’El Mesías’ de Händel en el Palau de la Música.

Higginbottom, dirigiendo ’El Mesías’ de Händel en el Palau de la Música. / JORDI ROCA

2
Se lee en minutos
César López Rosell
César López Rosell

Periodista

ver +

Cierre de lujo de una intensa semana de interpretaciones de 'El Mesías' de Händel, todas ellas en el Palau de la Música. Tras la versión participativa de universal oratorio que todos los años propone La Caixa, esta vez bajo la batuta de Paul McCreesh, y la del miércoles con el debut 'mesiánico' de Jordi Savall, llegó el jueves el turno del maestro británico Edward Higginbottom, dentro de la temporada de Ibercamera. Y valió la pena repetir. Higginbottom se puso al frente de sus formaciones Instruments of Time & Truth y Oxford Voices y de cuatro grandes solistas para ofrecer una de las recreaciones más luminosas y apegadas a la tradición interpretativa de esta monumental pieza que hayamos oído en los últimos tiempos.

Conocido también como "el sacerdote de Händel" por la fidelidad con la que transmite el legado del compositor barroco, el director inglés supo desplegar los elementos de que disponía de forma magistral, unificando a la perfección la sonoridad y la coordinación entre todos ellos con una versión transparente, ligera, ágil y extremadamente sensible. Con el reducido tamaño de la orquesta y el de un prodigioso coro de solo 16 voces y unos solistas a la altura del desafío, el maestro Higginbottom hizo maravillas. De hecho, su propuesta, ofrecida en su versión íntegra, se acerca más que ninguna a lo que dispuso Händel para la interpretación de su obra.

Asombrosa precisión de las voces

El viaje de la oscuridad a la luz de esta obra transita desde el nacimiento del hijo de Dios hasta la reflexión sobre la acción redentora del Cristo, pasando por la Pasión, Resurrección y glorificación del Mesías con el célebre 'Aleluya'. Y todo este camino lo recorrieron los intérpretes de manera ejemplar. Es asombrosa la precisión de este coro de extraordinaria calidad tímbrica y de gran equilibrio entre las diferentes paletas vocales, pero no lo es menos el ensamblaje que hay entre las voces y la formación instrumental, formada por grandes músicos especializados en el barroco y unidos en este sólido y reciente  proyecto. No resulta menos impactante el empaste con el cuarteto de cantantes, que integran el celestial contratenor Alexander Chande, el rotundo bajo Nicholas Mogg, el sólido tenor Daniel Norman, destacado protagonista de versiones del Evangelista de la 'Pasion según san Juan', y la cristalina soprano Rowan Pierce.

Noticias relacionadas

La escuela de Oxford

El inconfundible aroma de la escuela de Oxford, de la que Higginbottom es uno de los pilares, reluce en este oratorio. Resulta difícil hacer distinciones entre uno u otro pasaje de este homogéneo 'El Mesías' que conmueve y entretiene, pero que, sobre todo, inunda el ambiente de una emocionante espiritualidad que sobrevuela por encima de la peculiaridad de sus rasgos operísticos. La explosión de aplausos y bravos del respetable al concluir el 'Amén' final era más que merecida. Que vuelvan pronto.