Ir a contenido

COMEDIA DESCEREBRADA

'Muchos hijos, un mono y un castillo': los sueños chalados de Julita

El actor Gustavo Salmerón debuta en la dirección un fascinante documental familiar que narra la historia de España

Olga Pereda

Gustavo Salmerón, junto a su madre, Julita, durante la presentación de Muchos hijos, un mono y un castillo

Gustavo Salmerón, junto a su madre, Julita, durante la presentación de Muchos hijos, un mono y un castillo / VINCENT WEST

Julita Salmerón siempre quiso tener muchos hijos. También un mono. Y un castillo. Sus deseos se cumplieron. Julita es hoy una señora de 82 años, una madre fuera de serie, un torbellino de vitalidad, ternura y humor. Hace 15 años, uno de sus seis hijos, el actor Gustavo Salmerón ('Mensaka', 'Asfalto') cogió una cámara y empezó a grabar a su peculiar familia. El resultado se estrena este viernes en cines: 'Muchos hijos, un mono y un castillo', una película con alma que emociona y hace reír. Y lo más importante, que no se olvida. Una suerte de 'El desencanto' (Jaime Chávarri, 1976). Un documental familiar que, al mismo tiempo, es la historia de España, desde la segunda República hasta la actual crisis económica. Una comedia descerebrada y luminosa que contagia alegría de vivir. Un descubrimiento.

“Más que una película basada en hechos reales es una película realizada con hechos reales”, afirma Gustavo Salmerón (Madrid, 1970), que debuta en la dirección del largo. Desde que empezó a pergeñar la idea, tenía claro que el personaje central no sería su padre, ingeniero industrial. Tampoco sus hermanos. Lo sería su madre, la gran Julita, la mujer a la que el desayuno le parece el momento más feliz del día, la exmaestra de un jardín de infancia que confiesa que nunca besó a sus hijos porque no le salía, la niña de la guerra que nunca tiró nada a la basura, la persona más optimista del mundo. “Le ponía la cámara delante y hacía lo que yo como actor siempre he querido hacer. Admiro su naturalidad y verdad. Ella es políticamente incorrecta y eso es siempre bueno para la comedia”, añade el cineasta, que ha paseado el documental, entre aplausos, por los festivales de Toronto, Karlovy Vary, San Sebastián y Londres.

Herencia millonaria

Con el hilo conductor de los huesos de una familiar perdidos por la casa, 'Muchos hijos, un mono y un castillo' mete las cámaras en el hogar de los Salmerón, una familia de clase media que tras una herencia pasó con pértiga a la clase alta. En sus años mozos, Julita iba con su familia a ver castillos. Siempre soñó con tener uno. Cuando una herencia los convirtió en ricos, se lo compró en la provincia de Barcelona. El cuento de hadas se desmoronó con la crisis económica después de que la familia invirtiera en la construcción. Lo perdieron todo. El castillo también. Pero la sonrisa de Julita permaneció imborrable. Y su fina ironía. Y sus ganas de salir adelante. “Mi madre es la punta del iceberg de las madres españolas, una gran representante de una generación muy valiosa que vivió una guerra”, cuenta Salmerón.

Fotograma de 'Muchos hijos, un mono y un castillo'

Especialmente tronchante es el momento en el que Julita -que ahora es "medio atea"- confiesa a cámara que fue falangista. El hijo no da crédito y le pregunta muchas cosas. Sus respuestas son surrealistas y, al mismo tiempo, certeras. “Puede que mi madre estuviera en el bando de los vencedores de la guerra, pero sufrió la educación franquista y le metieron con embudo la religión. Son una generación que no ha sabido solucionar algunos temas, pero nosotros tampoco”, reconoce el actor y director.

Hogazas de pan y chorizo frito

También provoca risas escuchar a Julita hablar de su mono, la excéntrica mascota que siempre soñó tener. Se divirtió con él y le quiso como a un hijo. La familia se deshizo del exótico animal cuando se volvió agresivo. También se tuvieron que deshacer de su fastuoso castillo, pero por otros motivos: las deudas millonarias que conllevó la crisis económica. Ni haciendo el triste inventario de objetos caseros (algunos muy valiosos y otros, revistas del corazón de la década de los 70 o vestidos de muñecas antiguas) Julita cae en la depresión. No. La tristeza no es para ella. Ella lo único que pide es que, por favor, cuando muera alguien se atreva a pincharla con una aguja. “Así comprobaréis que estoy muerta de verdad porque si no, qué angustia”, comenta ante las cámaras como si tal cosa. Las penas con pan son menos penas. Por eso, ante la adversidad, Julita prepara unos gigantes bocadillos con hogazas de pan y chorizo frito.

Consciente de que 'Muchos hijos, un mono y un castillo' se estrena junto con una de las películas más esperadas (y posiblemente más taquilleras) del año, a Salmerón no le queda otra que reírse del universo Star Wars. “Yo también tengo una espada Jedi”, explica mientras muestra un tenedor extensible, el instrumento con el que su madre 'acaricia' a su padre cada noche para comprobar que el cabeza de familia sigue con vida, una de las muchas excentricidades de una mujer caótica como su casa, en la que guarda -por algún armario- las cenizas de sus progenitores y las vértebras de su abuela.

OTRAS MADRES DE CINE 

'El desencanto' (Jaime Chávarri, 1976)

Mítico documental que muestra la crónica de una excéntrica familia, los Panero. El padre fue el poeta oficial del franquismo y la madre, una persona tan carismática como terrible. Ante las cámaras, los hijos la acusan de no haberlos querido. La película trasciende de lo puramente familiar para narrar la historia de España (el desencanto tras la Transición) y desempolvar los fantasmas del franquismo.


'Familystrip' (Lluís Miñarro, 2009)

La madre del productor Lluís Miñarro conversa con su esposo mientras un joven pintor, Francisco Herrero, pinta un retrato familiar. La charla es un recorrido por una familia española típica, desde el franquismo hasta comienzos del siglo XXI. “El cura me preguntó si cuando tenía ganas de aquello lo hacía con el dedo o con la almohada. ¿Esto es la religión?, pensé. Pues fuera la religión”, recuerda la madre ante las cámaras.


'Carmina o revienta' (Paco León, 2012)

El actor Paco León debutó en la dirección un falso documental sobre su madre, Carmina, una fuerza de la naturaleza, una bestia de la interpretación que nunca hasta entonces se había puesto ante una cámara. El guion es simplemente una excusa para mostrar (con exageraciones y notas escatológicas de por medio) la fortísima personalidad de una pícara madre coraje.


'Converso' (David Arratíbel, 2017)

El director navarro David Arratíbel no solo explora los intrincados mecanismos de la fe, sino que cierra, a modo de terapéutica reconciliación, viejas conversaciones pendientes con su familia, incluidas su madre y sus hermanas, que, de repente, abrazaron la religión con inesperada devoción.