Ir a contenido

PROYECTOS ARTÍSTICOS

Jaume Plensa expondrá en el Macba en noviembre del 2018

El artista barcelonés anuncia otra muestra en el Reina Sofía de Madrid y una futura escultura en Montserrat

Anna Abella

El escultor Jaume Plensa, con las transparencias en cobre del libro de bibliofilia con poemas de Vicent Andrés Estellés, que ha presentado en Barcelona.  

El escultor Jaume Plensa, con las transparencias en cobre del libro de bibliofilia con poemas de Vicent Andrés Estellés, que ha presentado en Barcelona.   / JORDI COTRINA

Tras un 2017 que cerrará con un periplo americano de exposiciones en Chichago, en Nueva York y en Madison (Wisconsin), pero también europeo, con una escultura en la ciudad holandesa de Leeuwarden, que será capital europea de la cultura y otra en Rotterdam, y un 2018 que empezará con otra gran escultura en el parque central de Estocolmo (Suecia), Jaume Plensa (Barcelona, 1955) sigue alimentando su leyenda de ser el artista catalán más internacional. Pero este miércoles avanzaba, en la presentación de un libro de bibliófilo, con poemas del valenciano Vicent Andrés Estellés, los nuevos proyectos para el año que viene, que volverán a traerlo a Catalunya, con una escultura en Montserrat, y a Barcelona, con una exposición en noviembre, en el Macba, comisariada por su director, Ferran Barenblit. 

Muestra en el Reina Sofía

Plensa podrá así por fin exponer en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (hace un año se caía la previsión de que fuera este 2017), en una muestra de la que solo avanzó que tendrá “una mirada al pasado” y de la que este viernes el centro barcelonés dará más detalles, en la presentación prevista de la nueva temporada. La exposición del Macba, añadió el escultor, será simultánea a otra en el Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, con “un proyecto específico”. 

El artista también reveló que había recibido una propuesta para hacer una escultura en el monasterio de Montserrat, invitado por el padre Laplana, de la comunidad benedictina de la congragación. Plensa confesó que, aunque no es religioso, el encargo tiene una carga emocional porque de niño iba con sus padres a dormir a las celdas de los monjes porque ellos habían pasado allí su luna de miel. 

Después de que el año pasado finalmente Plensa cediera altruistamente por ocho años prorrogables la escultura ‘Carmela’, instalada ante el Palau de la Música, que los vecinos del barrio tanto habían reclamado que no se quedara en una instalación efímera, el escultor seguía soñando con otro proyecto para la ciudad. Aquel encargo del entonces alcalde Trias, en el 2004, de un ambicioso monumento de 52 metros de altura entre la playa de la Barceloneta y la del Somorrostro, finalmente quedó aparcado. 

0 Comentarios
cargando