Adesiara cumple diez años publicando en catalán "L'última temptació de Crist"

2
Se lee en minutos

EFE

Adesiara cumple diez años con la traducción por primera vez al catalán de "L'última temptació de Crist", del griego Nikos Kazantzakis, y de "Els dimonis de Loudun", de Aldous Huxley, dos autores que ya formaban parte del catálogo de la editorial que dirige Jordi Raventós con otros volúmenes.

Raventós ha explicado hoy en rueda de prensa que desde que iniciara su andadura en 2007, la editorial, ubicada en Martorell (Barcelona), lleva publicados 125 títulos, con clásicos de autores griegos y latinos, así como otros de la literatura universal como William Shakespeare o Fiódor Dostoyevski.

"L'última temptació de Crist", con traducción del joven Pau Sabaté, es una obra que cuando se publicó en los años cincuenta provocó un "gran escándalo", que a punto estuvo de costarle a Kazantzakis la excomunión porque "propone una biografía psicológica del personaje de Cristo" en la que "conviven la naturaleza humana y divina", según ha explicado el profesor Ernest Marcos.

Además, el escritor "cambia el orden y el sentido de los Evangelios, desdramatiza la lucha entre naturaleza humana y divina, conduciendo a Cristo hasta la última tentación, que sería la felicidad de la vida normal".

Por otra parte, ofrece un retrato de la virgen María "irreconocible, puesto que es una madre amargada de tener un hijo que le niega los placeres de la vida, como tener descendencia", y "Judas es otro personaje muy diferente".

La novela fue publicada en sueco y en noruego en 1952, pero en griego no se editó hasta el año 1955 y porque Kazantzakis era "el eterno candidato al premio Nobel".

Por otra parte, en "Els dimonis de Loudun", de Huxley, con traducción de Dolors Udina, el lector conocerá la peripecia de Urbain Grandier, un capellán joven y atractivo que en 1617 es enviado a la villa de Loudun para que se haga cargo de su rectoría y todo lo que comportarán sus proezas amatorias con algunas mujeres respetables.

El crítico Sam Abrams, que ha alabado la traducción de Udina, ha comentado que se trata de "un libro de realidades, sobre un hecho concreto que ocurrió en 1634, cuando hicieron prisionero a un cura y lo 'asaron' en la plaza pública, acusado de todo, también de haber pervertido un convento de monjas ursulinas".

A su juicio, es "uno de los libros más importantes de Huxley y, seguro uno de los que peor se ha leído, porque todo el mundo da por supuesto que se trata de un ensayo, pero hay una parte muy importante del texto en el que hay un narrador en escena".

Noticias relacionadas

Abrams ha defendido que se puede leer, asimismo, "en dos niveles diferentes, puesto que lo que ocurre en el siglo XVII puede verse en paralelo a lo que ocurría en el siglo XX", habiendo en 1634 un personaje poderoso como Richelieu y en el siglo XX otros como Hitler y Mussolini.

Cree que Huxley consideraba que los "seres humanos son siempre iguales, lo diferente son las contingencias de cada época".