Ir a contenido

MIRADOR

¿Cuánto faltará para que Bryan Singer ingrese en esa clínica de Arizona donde acabaron su amigo Kevin Spacey y Harvey Weinstein?

Con todo este sórdido asunto de la caza del depredador sexual en el universo de las 'celebrities', uno no reacciona de la misma manera ante cada nuevo acusado. Algunos le duelen porque los respetaba. Pienso en Kevin SpaceyDustin Hoffman, el humorista Louis C.K., el fotógrafo Bruce Weber (lo acaba de señalar un modelo al que metió mano hace años) o el venerable presentador de la PBS Charlie Rose, que en pantalla siempre me pareció un caballero (aunque luego resulta que tenía la extraña costumbre de enseñarle el pirindolo a la primera que se le ponía a tiro). Con según quién, uno carece de compasión porque lo suyo era de dominio público y, además, su obra, por llamarla de alguna manera, no había por donde cogerla.

Un representante conspicuo de este sector es el director Bryan Singer, que en 1995 nos hizo creer que podía ser un cineasta interesante con su primer largometraje, 'Sospechosos habituales', aunque enseguida descubrimos que todo el mérito de la propuesta era del guionista Christopher McQuarrie. En su segunda obra, 'Verano de corrupción', adaptada de un relato de Stephen King, ya se le empezó a ver el plumero con una innecesaria secuencia de adolescentes desnudos en la ducha que le trajo algún que otro problemilla de orden menor.

Después, ya se pasó directamente al apasionante mundo de los superhéroes, de los X Men a Superman, y se dedicó a un cine caro y pirotécnico por el que le pagaban muy bien, pero que no iba a ninguna parte. Paralelamente, su vida de juerguista gay empezó a ser la comidilla de Hollywood, proporcionando bastante material sobre las fiestas con jovencitos en su mansión con jacuzzi. Ahora acaba de ser acusado de violación por un tipo que tenía 17 años en el momento de los hechos y ha sido despedido del rodaje de 'Bohemian rhapsody', el 'biopic' de Freddie Mercury protagonizada por Remi Malek (descubierto en la serie 'Mr. Robot'), con el que ya se había tenido algunas broncas (como las que tuvo con Halle Berry en una entrega de los X Men) los días que tenía el detalle de presentarse en el plató (aunque fuese oliendo a vodka, como se ha dicho, ya que el despido es previo a la denuncia de violación y se debe al absentismo laboral ). ¿Cuánto faltará para que se ingrese en esa clínica de Arizona donde acabaron su amigo Spacey y Harvey Weinstein?

0 Comentarios
cargando