Ir a contenido

MÚSICA Y DERECHOS HUMANOS

La Orquestra del Liceu se reivindica en la ONU

Josep Pons dirige el Concierto por la Paz en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra

El Periódico

Josep Pons, dirigiendo a la Orquestra del Liceu.

Josep Pons, dirigiendo a la Orquestra del Liceu. / ANTONI BOFILL

La Orquestra Simfònica del Liceu, bajo la batuta de su director titular, Josep Pons, afronta este sábado un importante 'test' internacional al protagonizar el Concierto por la Paz y los Derechos Humanos organizado por la Fundación Onuart y producido por Mediapro, que lo retransmite a todo el mundo (la edición del 2016 se siguió en más de 40 países) desde la sede de las Naciones Unidas en Ginebra.

El acto, que se celebra por cuarto año consecutivo, tendrá lugar en la Sala de los Derechos Humanos de la ONU, presidida por la imponente cúpula multicolor de Miquel Barceló, y pretende subrayar el papel del arte en el desarrollo de los derechos humanos y el entendimiento entre civilizaciones. Pons ha adelantado que quiere rendir asimismo homenaje a las víctimas del terrorismo y, en especial, a las de los atentados en Barcelona y Cambrils del pasado agosto. 

Händel, Beethoven, Strauss

Con la colaboración de la soprano canadiense Erin Wall y la mezzo china Zhu Huiling, la orquesta del Gran Teatre ha preparado un programa basado en obras de Händel (el aria 'Ombra mai fù', de la ópera 'Serse'), Beethoven (la 'Séptima Sinfonía') y Richard Strauss ('Las cuatro últimas canciones'), e incluirá también algún guiño a Pau Casals, que a los 20 años tocaba el violonchelo en el foso del Liceu y que compuso el himno de las Naciones Unidas, estrenado el 24 de octubre de 1971.

Desde el 2014, cuando el tenor peruano Juan Diego Flórez y la soprano sudafricana Pretty Yende protagonizaron la primera edición del Concierto por la Paz y los Derechos Humanos en Ginebra, el acto en la ONU ha contado con destacados intérpretes y ha despertado el interés internacional. El célebre maestro Daniel Barenboim ha dirigido las dos últimas ediciones al frente de la West-Eastern Divan Orchestra, una formación creada por jóvenes músicos israelís y palestinos concebida como instrumento musical pero también de convivencia y de paz.