Ir a contenido

49º VOLL-DAMM FESTIVAL INTERNACIONAL DE JAZZ DE BARCELONA

The Bad Plus, cambio de tercio

El grupo de jazz más influyente del cambio de siglo actúa por última vez en Barcelona con su formación original

Roger Roca

Ethan Iverson, Reid Anderson y Dave King, en una imagen promocional de The Bad Plus

Ethan Iverson, Reid Anderson y Dave King, en una imagen promocional de The Bad Plus

Ocurre constantemente. Se va un batería, se ficha a otro, entra un saxofonista nuevo. Que un grupo de jazz cambie a uno de sus miembros no es nunca noticia. A menos que ese grupo sea The Bad Plus. El anuncio hace unos meses de que el pianista Ethan Iverson dejaba el trío tras 17 años, casi un récord para un grupo de jazz, produjo una pequeña conmoción. ¿Sería el fin de la banda? ¿Podrían seguir con otro pianista, se preguntaban sus fans? Porque The Bad Plus tienen fans. Salvando las distancias, les ocurre lo mismo que a los grupos de rock o las estrellas pop. "Es muy bonito que haya gente a la que le importemos tanto. En esta música lo normal es que a los aficionados les guste 'el jazz' en general o que sigan a un músico en concreto. Pero que haya fans del grupo es nuestro mayor orgullo", dice Reid Anderson, contrabajista del trío, que actúa el martes en el Conservatori del Liceu a las 20.30 horas dentro del 49 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona. Será la última vez que Anderson, Iverson y el batería Dave King toquen en la ciudad bajo el nombre de The Bad Plus.

El reemplazo

"Cuando Ethan nos dijo que se marchaba, Dave y pensamos en cerrar el grupo. Pero luego pensamos que The Bad Plus es tan suyo como nuestro y que hemos construído algo, un espacio conceptual, que puede seguir funcionando". Al tiempo que comunicaban la marcha de Iverson, The Bad Plus anunciaban a su sustituto, el pianista de Nueva Jersey Orrin Evans. "Era el único nombre en el que pensamos. Orrin es un buen amigo y un pianista muy intenso. Puede ser muy vanguardista y es lo bastante raro como para encajar en The Bad Plus. Es el reemplazo ideal".

Aún no han dado ningún concierto con Evans, pero en otoño grabaron un disco que publicarán el año que viene. El trío original se estrenó en el 2000 con un disco publicado por un sello de Barcelona, Fresh Sound New Talent, que incluía versiones de Nirvana y Abba. Con su siguiente grabación, ya en una multinacional, dieron la campanada. The Bad Plus eran sinónimo de controversia. Para algunos eran unos provocadores, un fenómeno que pasaría pronto de moda. Para otros eran unos visionarios. "Le debemos gran parte de nuestra carrera a ese primer impacto, pero nos hemos esforzado por llegar un público al que le interesa lo que hacemos más allá de esa impresión inicial”. En estos diecisiete años han grabado 14 álbumes, que incluyen un disco de versiones con una cantante de rock alternativo y una insólita grabación de 'La consagración de la primavera' de Igor Stravinski, y cuentan con un repertorio propio de piezas que son clásicos entre sus fans.

Adiós en fin de año

La formación original de The Bad Plus dará su último concierto en Nueva York en fin de año. Hasta entonces, intentan mantener la normalidad durante la gira. A lo sumo, si alguien pide alguna pieza en especial, puede que la toquen. "No nos podemos permitir una catarsis cada noche, tenemos conciertos que dar y siempre hemos sido muy profesionales. Pero imagino que este fin de año será muy intenso", admite Anderson. Y luego, nueva etapa para el trío. "Seguro que con el cambio perderemos fans pero espero que ganaremos otros. Por un lado es un proceso que da miedo, pero por el otro nos da la oportunidad de reinventarnos".