Ir a contenido

CRÓNICA

Love of Lesbian, a escala descomunal

La banda barcelonesa se ofreció en versión exponencial, fundiendo espectáculo, 'hits' y guiños para fans, en el primero de sus dos conciertos de fin de gira en el Sant Jordi Club

Jordi Bianciotto

Santi Balmes, durante el concierto de Love of Lesbian, este viernes en el Sant Jordi Club.

Santi Balmes, durante el concierto de Love of Lesbian, este viernes en el Sant Jordi Club. / FERRAN SENDRA

Es como si Love of Lesbian se colocara bajo una lente que agigantara su imagen para ofrecer más de todo: vídeo, globos y efervescencia festivalera; guiños para fans y confesiones sombrías. Épica y canciones, hasta 25, en estas largas noches bautizadas como 'El gran truco final'. Fin de fiesta a lo grande, en el Sant Jordi Club, en el primero de los dos conciertos con los que la banda barcelonesa cierra este fin de semana la gira 'El poeta Halley' tras un año y siete meses de singladura a ambos lados del Atlántico.

El grupo mostró una versión madura de su sonido pop casi sinfónico, lleno de capas y de giros melódicos

Un disco con el que, a través de la invocación al poeta, el grupo se dirige a las musas y a una magia que conectó con esa 'Qualsevol nit pot sortir el sol', de Sisa, que sonó enlatada como pórtico de la noche. Ya en el primer tramo sonaron 'hits' como 'Bajo el volcán', con imágenes del "huracán de una escala descomunal", y 'Allí donde solíamos gritar'. Se trataba de construir cuanto antes "una burbuja", dijo Santi Balmes, que flotara más allá de la realidad. "¿Los problemas dónde están?", desafió antes de invitar a "la búsqueda del 'poeta Halley' en cada uno de nosotros".

Mirada a los orígenes

Love of Lesbian mostró una versión madura de su sonido pop casi sinfónico, lleno de capas y de giros melódicos encaminados a fundir fortaleza y vulnerabilidad emocional. Con el añadido de tres metales que entraron en escena en 'Nadie por las calles' y que aportaron más imaginación y frescura que pompa. Noche para mirar atrás desde cierta altura, como cuando Balmes recordó de dónde viene el grupo. "Magic, Sidecar, Razzmatazz 3, 2, y 1, Bikini, Apolo... No ha sido fácil llegar hasta aquí", indicó al  recuperar un par de canciones que tocaban "cuando había 20 personales delante": 'La niña imantada' y 'Maniobras de escapismo'.

En la puesta en escena, una anomalía: la ausencia del bajista Joan Ramon Planell, plaza ocupada por un habitual de la casa, Ricky Falkner. Este ha sido, apuntó Balmes, "un año complicado" porque los caminos con este miembro original "se han bifurcado", si bien él siempre será "un Love of Lesbian más". El cantante añadió luego otra alusión dolida, este por el "año tenso", en el que hemos vivido "una experiencia lamentable", señaló. "Pero 'som un gran poble' y esperamos que todo esto nos lleve a un buen lugar", añadió al presentar una canción que el grupo no tocó hace unos días en Madrid, 'Si salimos de esta'.

Mirada panorámica

Noche de extremos y mirada panorámica, de los casi siete minutos de 'Los males pasajeros', envolventes aunque de lírica un tanto difusa, a los momentos de exaltación de 'I. M. T', 'El yin y el yen' o el talismán de Love of Lesbian, 'Club de fans de John Boy'. Martí Perarnau, cantante de Mucho, el grupo que abrió la noche, se sumó en 'Algunas plantas', y Serrat apareció en la pantalla de vídeo recitando en 'El poeta Halley'. Y el último bis trajo a escena a Iván Ferreiro para sumar su voz a 'Planeador', un "truco final" para seguir creyendo en los poderes del poeta.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.