Ir a contenido

LITERATURA

La 'República luminosa' de Andrés Barba, premio Herralde de novela

El escritror madrileño recibe el galardón por 'República luminosa', el finalista ha sido el escritor argentino Diego Vecchio

Elena Hevia

Andrés Barba, poco antes de la lectura del jurado del Premio Herralde. 

Andrés Barba, poco antes de la lectura del jurado del Premio Herralde.  / RICARD CUGAT

Dos novelas firmadas por un madrileño de conocida trayectoria como Andrés Barba y un autor argentino inédito hasta el momento en España, Diego Vecchio, han obtenido el Premio Herralde de novela y el finalista, respectivamente. Este año, el primero de la editora Silvia Sesé al frente de Anagrama, ha sido también el de la renovación de su jurado, que ha incluido además al profesor de literatura  Gonzalo Pontón Gijón, los escritores Marta Sanz y Juan Pablo Villalobos y el librero Jesús Trueba.

La novela de Barba, 'República luminosa' adopta una forma a modo de crónica polífónica con diversos materiales narrativos y en el fondo se trata de una fábula moral de vocación latinoamericana. Lo que relata es la llegada de un grupo de niños violentos, 32 exactamente, que trastoca la vida de una pequeña ciudad tropical situada entre la selva y un río caudaloso. Los chicos, preadolescentes, utilizan su propia lengua inventada y son percibidos como una amenaza. Dos son las fuentes confesas de esta ficción. Por un lado, el haber sido editor de las 'Narraciones breves completas' de Joseph Conrad y haberse impregnado de su prosa envolvente. "Al igual que en sus novelas aquí también la naturaleza tiene una presencia espiritual a ratos luminosa y a ratos imponente, pero también he adoptado de Conrad esa frontera incierta sobre dónde se sitúan los límites entre civilización y barbarie", explica el autor.

La otra fuente es un documental polaco 'Los niños de la estación de Leningradsky', niños yonquis y delicuentes que malviven en el metro de Moscú con su propia organización autónoma. "Me interesaba la idea de cómo puede ser una república infantil en un lugar inhóspito y el hecho de que los adultos no tengan herramientas para dialogar con esos niños porque representan la negación de su idea de la infancia y por otro lado no dejan de ser niños y se comportan como tales".  

Diego Vecchio, profesor de lenguas espectrales 

La novela finalista, 'La extinción de las especies' , ha sido definida por Silvia Sesé como un "artefacto" y es una ficción que escapa a la definición habitual de novela. Situada a la sombra de Macedonio Fernández, uno de los más extravagantes autores argentinos, se compone de 70 prólogos que van postergando el comienzo de la historia que nunca empieza pero por el camino se ha desarrollado el tema de fondo, tan erudito como jocoso, como es la creación de un museo de historia natural que acaba devorando todo lo que expone. No en vano Diego Vecchio, su autor, es un argentino trasterrado en París que además de dar clases de literatura en la Universidad, dirige talleres de confección de lenguas imaginarias y espectrales, una rareza más.  

0 Comentarios
cargando