"Pina Bausch. Danza-Teatro", una monografía que resume 30 años de trabajo

2
Se lee en minutos

EFE

Uno de los mayores especialistas en danza-teatro, el alemán Norbert Servos, ha dedicado 30 años de su vida a recoger el trabajo de Pina Bausch en una monografía sobre la "influyente" coreógrafa que ahora se publica en español: "sus obras son una maravillosa lección de vida", ha asegurado el autor.

La alemana (1940-2009) y su Tanztheater (danza-teatro) Wuppertal revolucionaron la danza hace 45 años con unas propuestas que se salían de los márgenes de lo conocido, un teatro "enormemente rico en formas, colores e imágenes" que mostraba al ser humano "como es", ha explicado hoy Servos en Madrid.

"Pina Bausch. Danza-teatro" analiza a través de 38 retratos de sus obras el trabajo de la alemana, "que miraba a las personas y a sus comportamientos con una honestidad y una precisión incorruptibles, sin juzgarlos" en un continuo "work in progress", como señala Servos en el libro, que acaba de publicar en español Ediciones Cumbres.

La bailarina, directora y coreógrafa "se aferraba a la esperanza de que los derechos humanos prevalecieran mediante la felicidad y el amor" y así se reflejaba en su obra.

Servos recoge la trayectoria del Tanztheater Wuppertal desde sus inicios hasta la muerte de la bailarina, examinando sus obras en todos sus aspectos, desde la puesta en escena, al vestuario, del escenario a la música.

"Este libro es en varios sentidos algo fuera de lo normal, no hay muchos autores que dediquen más de 30 años en un solo libro. Esto ha sido así porque el primer libro que escribí sobre Pina lo hice a los 22 años, cuando no era previsible el éxito extraordinario que ella tendría", ha explicado el autor.

Ha recordado que su dedicación a la obra de Bausch, que había estudiado en la Juilliard School y trabajó en el New American Ballet y en la Folkwang Ballet Company, comenzó cuando la alemana se hizo cargo de la Wuppertal, en 1972, y generó una gran controversia porque el público recibió "sin piedad" su propuesta.

"La gente abandonaba la sala antes de que terminara, hacía ruido, protestaba. Algunos estaban tan molestos que la esperaban al final para acosarla o tirarle del pelo", recuerda Servos, que la vio por primera vez en "La consagración de la primavera" y desde entonces se volvió "adicto" a la bailarina.

"Me faltaron las palabras porque aquello que vi me pareció mucho más fuerte que todo lo que había visto antes. Ahí empezó a formarse la idea de que si alguna vez escribía un libro sería sobre Pina Bausch, porque sentí que todo lo que pasara en el mundo de la danza iba a venir de Wuppertal", ha explicado.

Noticias relacionadas

Fascinado por el trabajo de Bausch, Servos escribió a sus 22 años un primer libro sobre la bailarina, y años después, cuando la artista comenzó a crecer a nivel internacional, comenzó a trabajar junto a ella escribiendo las conferencias que le pedían dar, pues a Bausch le daba "pánico" hacerlo.

"Le daba miedo a fijar demasiado las cosas con las palabras. Eso tiene mucho que ver con el carácter de su trabajo, que funciona como poesía. Sus obras se desarrollan sin un final definido, ni hay un mensaje explícito en ellos, son intentos, proyectos sin terminar sobre la vida", ha dicho.