Ir a contenido

ADIÓS A UN MÚSICO DE LEYENDA

El rock & roll pierde al pionero Fats Domino

El pianista y cantante de Nueva Orleans, cuyo desinhibido estilo modeló en los 50 el nuevo género musical, fallece a los 89 años

Rafael Tapounet

Fats Domino.

Fats Domino. / RICHARD DREW

A Elvis Presley siempre le resultó embarazoso que le llamaran 'Rey del Rock & Roll'. Y no dejaba que nadie lo hiciera si estaba en presencia de Fats Domino. "Mucha gente parece pensar que yo empecé esta historia, pero el rock & roll estaba ahí desde mucho tiempo antes de que yo apareciera. Nadie puede cantar este tipo de música como la gente de color. Asumámoslo: yo no puedo cantar como Fats Domino". Palabra de Elvis Presley. Y no se engañaba. Pocos músicos tuvieron una influencia tan determinante en el nacimiento del género que iba a revolucionar la música popular como Antoine Dominique Domino, un precoz pianista nacido en Nueva Orleans en 1928 que supo ganarse a la audiencia blanca con una audaz mezcla de rhythm and blues y boogie-woogie que ya exhibía los principales ingredientes de eso que se llamó rock & roll. Fats Domino, pionero por derecho, ha fallecido en su ciudad natal a los 89 años por "causas naturales", según ha confirmado su representante.

Nacido y criado en el seno de una familia criolla y numerosa (tenía ocho hermanos), Domino abandonó la escuela a los 14 años para entrar a trabajar en una fábrica de muelles para camas al tiempo que aprendía a tocar el piano por su cuenta. Pronto empezó a actuar en clubes y a llamar la atención gracias a su físico rotundo (una oronda figura que le valió el sobrenombres de 'Fats', grasas, coronada por un pelo siempre engominado y plano por arriba, como césped recién cortado) y a su desinhibido estilo de aporrear el piano. Su primera grabación 'The fat man', de 1949, está considerada por muchos como el primer número de rock & roll y ya en su época se convirtió en un superventas.

Racha de éxitos

Consolidó su estatus de figura popular en 1955 con la irresistible 'Ain't that a shame', que años después versionarían Pat Boone, Cheap Trick y John Lennon, entre otros muchos (fue una de las primeras canciones que el joven Lennon aprendió a tocar a la guitarra y formó parte del repertorio de los Quarry Men, el embrión de los Beatles). La racha continuaría con éxitos como 'Blueberry Hill' (la versión que Domino grabó en 1956 fue elegida para ser incluida en el registro de grabaciones históricas de la Biblioteca del Congreso de EEUU), 'Whole lotta loving', 'I'm ready', 'Be my guest', 'Jambalaya', 'I'm walking'... Durante los años 50 y 60, Domino fue el segundo músico de rock que vendió más discos en su país, solo superado por Elvis Presley. Fue también uno de los primeros artistas negros que apareció regularmente en los programas televisivos de música pop

Cuando las hornadas del pop británico capitaneadas por los Beatles barrieron a la primera generación del rock & roll, la estrella de Fats Domino empezó a declinar. No ayudó a su carrera la decisión de abandonar Imperial, el sello discográfico que lo había conducido al éxito. La última de sus grabaciones que logró hacerse un puesto en las listas fue precisamente una versión de los Beatles, 'Lady Madonna'; una canción que Paul McCartney había compuesto a modo de entusiasta homenaje a... Fats Domino. Pese al descenso de su popularidad, el pianista de Nueva Orleans nunca intentó subirse a trenes que no consideraba suyos. "Preferí no cambiar -explicó años después-. Tenía que mantenerme fiel a mi propio estilo porque, de lo contrario, no habría sido yo".

El desastre del 'Katrina' 

Domino se mostró tan idiosincrático a la hora de tocar el piano como a la de elegir nombres para su numerosa prole. Casado con Rosemary Hall, tuvo ocho hijos -a saber: Antoinette, Andrea, Adonica, Antonio, Anatole, Anola, Andre y Antoine III- y numerosos nietos (tantos que, cuando un día le preguntaron cuántos eran, solo acertó a responder: "No lo sé, muchos. Nunca los he contado"). Buena parta de esa extensa familia se encontraba en su despampanante casa de Nueva Orleans cuando en el 2005 el huracán 'Katrina' se ensañó con la ciudad. Tuvieron que ser evacuados en botes. El músico perdió tres pianos y docenas de discos de oro y platino. 

Pese a la desgracia, Fats Domino volvió a actuar en los clubes de Nueva Orleans e incluso participó en la serie de la HBO 'Treme', en la que aparecía en el interior de su casa, situada en un barrio popular del Lower 9th Ward, interpretando 'Blueberry Hill'.

Temas: Música

0 Comentarios
cargando