El Ballet Nacional de España llenará el Teatro Real de folclore con 'Sorolla'

Se lee en minutos

EuropaPress

El Ballet Nacional de España (BNE) regresa al Teatro Real con 'Sorolla', un espectáculo con el que llenará de "folclor, escuela bolera, flamenco y danza estilizada" el coliseo madrileño para que el público "conozca y reconozca" estos cuatro estilos de la danza española, según ha indicado el director del BNE, Antonio Najarro, en un encuentro con los medios.

El BNE regresa al Teatro Real nueve años después de representar 'Elegía-homenaje a Antonio Ruiz Soler' y 'El Café de Chinitas'. En esta ocasión, presenta un espectáculo que "aúna pintura y danza" que surgió cuando el director del ballet descubrió la colección 'Visión de España', encargada por la Hispanic Society al pintor en 1911, en la que se reflejan diferentes regiones de España y diferentes tradiciones y danzas.

Najarro ha explicado que este espectáculo, del que se ofrecerán cinco funciones los días 9, 11 (en sesión doble), 12 y 13 de noviembre, tiene como objetivo presentar un espectáculo "lo más actualizado posible" y no algo "inaccesible", para lo que ha contado con colaboradores "muy potentes y fuertes". "No se puede perder la solemnidad, el alma o el estilo, pero cada uno pone su personalidad", ha dicho.

Este espectáculo se estrenó en 2013, con motivo del 150 aniversario del nacimiento del pintor, y desde entonces "no ha cambiado nada" desde su concepción, aunque se ha asentado más y ha cogido "peso y tranquilidad". Ahora, Najarro ha señalado que espera repetir el éxito que cosechó antes en su estreno en Matadero de Madrid --con "lleno absoluto"-- y en el Liceu de Barcelona.

Asimismo, Najarro ha puntualizado que en el momento económico en el que se concibió este espectáculo, en plena crisis, era "muy difícil asumir y afrontar los gastos" que suponía vestir los diferentes números que componen 'Sorolla', en los cuales llega a haber hasta 40 bailarines.

La "riqueza y el mimo" del vestuario que exige la variedad de las comunidades se consiguió gracias al trabajo de recuperación, a lo que se sumó el trabajo de impresión de los personajes de las obras sobre los trajes de los bailarines. En total, salen a escena alrededor de 400 piezas de vestuario.

El director musical del espectáculo, Manuel Coves, ha celebrado que este ballet se haga con orquesta en directo, que correrá a cargo de la Orquesta Titular del Teatro Real, junto a los músicos flamencos del BNE, algo que "no es habitual" y que permite disfrutar de la música.

Coincidiendo con este estreno tendrán lugar dos exposiciones. Por un lado, 'Bailando Sorolla', que recoge una selección de imágenes realizadas por el fotógrafo David Palacín, que podrá verse en los salones de la segunda planta del Teatro Real. Por otro, la Residencia de Estudiantes ha organizado la exposición 'Poetas del cuerpo. La danza de la Edad de Plata', con el objetivo de dar visibilidad a las redes creativas interdisciplinares que surgieron alrededor de la danza en las primeras décadas del siglo XX.

Además, el director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, ha señalado que por primera vez, el 7 de noviembre, comenzará el ciclo Enfoques dedicado a la danza, en el que el crítico y escritor Roger Salas presentará y moderará un coloquio previo a los estrenos del Teatro Real.

BNE: BALANCE Y DESEOS

Preguntado por los problemas laborales de los bailarines del BNE, que convocaron varias huelgas en los últimos años en protesta por sus condiciones, Najarro ha señalado que fue "un problema puntual" que "se está resolviendo" y que no dependía del BNE sino del INAEM. "Necesita una adaptación y se está solventando", ha asegurado.

Noticias relacionadas

En cuanto a las asignaturas pendientes de la compañía, el director del BNE ha señalado que le gustaría tener un "teatro de danza" que contara con "una programación estable" y una "programación continua", que permitiera también invitar compañías. "Están manos a la obra y soy optimista, estoy seguro de que se conseguirá", ha indicado Najarro.

Además, aunque ha reconocido que el BNE ha pasado unos "años muy complejos" hace un "balance muy positivo" de los últimos tiempos, en los que se ha logrado "una gran calidad artística" y se han "cumplido objetivos", tales como "abrir las puertas" del ballet y dar "visibilidad", así como el "éxito de crítica y venta".