Ir a contenido

CONCIERTOS TRANSCULTURALES

Mazoni, el poder de las primeras veces

El grupo de Jaume Pla se alía con cinco músicos turcos, el Istanbul Street Ensemble, en la Fira Mediterrània, el Auditori de Girona y la sala Apolo

Jordi Bianciotto

Mazoni con el Istambul Street Ensemble.

Mazoni con el Istambul Street Ensemble. / RICARD CUGAT

Jaume Pla, Mazoni, pensó que podía ser una buena idea llevar hasta el final el mensaje de una de sus canciones, ‘Per primer cop’, que habla con añoranza de las experiencias bautismales, y entregar sus composiciones a músicos de otro lugar del mundo, Turquía, para observar qué efecto les producía y qué colores y timbres le podían aportar. Poniendo el foco en el poder de las primeras impresiones, Pla ha terminado construyendo todo un concierto que muestra este viernes en la Fira Mediterrània, de Manresa, el sábado en el Auditori de Girona y el domingo en Apolo, este dentro del ciclo ‘Connexions’.

En la base está el documental ‘Per primer cop’, realizado por un colectivo de Banyoles, Navigam, que fue emitido el pasado enero por TV-3 y que documenta un viaje a Estambul, a un entorno de músicos que los productores fueron conociendo de forma casual, y la reacción que les produjo esa precisa canción que Mazoni grabó en el disco ‘Fins que la mort ens separi’ (2011). En el documental se ve al mismo Pla desplazándose más adelante a la ciudad turca y compartiéndola con ellos. “El momento más emocionante es cuando la cantante, Ülkü (Aybala), comienza a improvisar una letra y luego, al preguntarle, dice que la canción le hacía pensar en las primeras veces que haces algo. ¡La clavó!”, se sorprende Jaume Pla.

Tiempo dilatado

Cinco de esos músicos turcos, agrupados ahora bajo el nombre de Istanbul Street Ensemble, están estos días ensayando con Pla y dos de sus cómplices habituales, Miquel Sospedra y Aleix Bou, en el Espai Vapor, de Terrassa. Creadores de ámbitos dispares: Ülkü Aybala dispone de un disco en solitario en una línea de canción-folk intimista (“mi sonido suele ser más oscuro que el de Mazoni”, señala), mientras que, por ejemplo, Hakan Güngör y Yurdal Tokcan cultivan la música antigua y son colaboradores de Jordi Savall. Proponen, dice Pla, una manera tranquila de afrontar la misión musical. “Con ellos la sensación de tiempo es más dilatada, y no es porque pidan más protagonismo sino porque así se expresan artísticamente”, explica el autor de ‘Eufòria’.

En sus manos, las canciones de Mazoni, que dan forma al grueso del repertorio (junto a composiciones de Aybala y piezas tradicionales turcas), se decantan hacia oriente tan pronto suenan las primeras notas de instrumentos como el kaval, flauta tradicional, o esa forma de arpa conocida como kanun. “Son mágicos, y es sorprendente ver cómo te transportan a kilómetros de distancia”, destaca. Ülkü Aybala se atreve a cantar algunos fragmentos en catalán. “Un idioma que me suena muy melódico”, apunta. La experiencia en su conjunto le parece “emocionante” y dice contribuir a ella con sus “sentimientos y experiencias”.

Proyecto oxigenante

En los ensayos han comprobado cómo la fusión prosperaba aunque el entendimiento lingüístico resultara complejo, dado que no todos se manejan bien en inglés. “Pero si cuando terminamos una canción nos ponemos a reír es que sabemos que hemos encontrado el punto”, ilustra Jaume Pla, un músico proclive a probar formas inéditas de creación, como cuando hace dos años se encerró durante un mes en el Arts Santa Mònica para componer. “Me gustan estos proyectos porque oxigenan la carrera más allá del disco-gira. No se trata tanto de experimentar, como algo profesional, como de vivir una experiencia”. El fruto se verá estos días. “Será un concierto lleno de sorpresas tanto para el público como para nosotros mismos”, aventura Ülkü Aybala. 

0 Comentarios
cargando