Ir a contenido

Renuncia el director de Orquesta Sinfónica de Uruguay por problemas internos

EFE

El director de la Orquesta Sinfónica de Uruguay (Ossodre), Martín García, presentó su dimisión a través de una carta en la que alegó, entre otras cosas, "problemas cotidianos, estructurales y políticos en todas las áreas".

Su renuncia se produce después de que a fines de agosto el argentino Julio Bocca anunciase que a partir del año que viene dejará la dirección artística del Ballet de Uruguay, cuerpo que, al igual que la Orquesta, está gestionado por el Servicio Oficial de Difusión, Radiodifusión y Espectáculos (Sodre).

En su carta, García señaló que el Sodre atraviesa dificultades para coordinar al cuerpo del Ballet con la Orquesta y que el teatro se encuentra "fracturado" ya que "los intereses de unos son opuestos a los de otros".

"Este contexto, además de ser cruelmente desgastante, favorece la confusión de roles y genera un clima de desconfianza, propicio para la adjudicación de culpas antes que la búsqueda de soluciones de fondo", agrega la nota.

Asimismo, García manifestó que el lugar de la Ossodre en la cultura uruguaya y en la propia institución "nunca termina de quedar claro".

En este sentido, el director explicó otras dificultades como la fractura institucional, la relación con el Ballet, las dificultades en la toma de decisiones y las responsabilidades que excedían a su cargo y que él debía asumir.

"La dificultad para lograr apoyo aún en temas sencillos de la cotidianeidad fue tal, que es fácil imaginar los obstáculos en el caso de temas realmente cruciales", afirmó.

"Las necesidades en el orden de la Comunicación, la gestión de Recursos Humanos y la Producción Técnica de la Orquesta fueron señaladas permanentemente por mí (...) la Orquesta sigue sin prensa, la Inspección sigue igual, y la Producción Técnica es un desastre", añadió.