Ir a contenido

PREMIO

El Nacional de Teatro aplaude el riesgo de la compañía Kamikaze

El premio de 30.000 euros aliviará un poco el agujero económico del grupo liderado por Miguel del Arco

El director de escena Miguel del Arco. 

El director de escena Miguel del Arco.  / JUAN MANUEL PRATS

Con tal solo un año de vida, la compañía Kamikaze liderada por Miguel del Arco, Aitor Tejada, Israel Elejalde y Jordi Buxó ha renovado la escena madrileña. El grupo acaba de recibir el Premio Nacional de Teatro, por "la puesta en marcha de un proyecto colectivo en el que se desarrollan con excelencia las diversas ramas de la creación escénica: dirección, dramaturgia, producción e interpretación".

El jurado también ha destacado "la valentía de sus propuestas y la adhesión de un público fiel que respalda este proyecto único en el panorama actual de nuestro teatro".  Para la compañía Kamikaze recibir el Nacional de Teatro es "un espaldarazo al amor al arte", especialmente después de "la dura travesía" del último año, tanto que, como confiesa el director MIguel del Arco, los 30.000 euros del premio solo serán "un mordisquito" comparado con "el enorme agujero financiero" que confiesan tener. Y es el que Kamikaze se ha creado a golpe de voluntarismo.

Aventura arriesgada 

"Me siento como un pipiolo. Nos hace una ilusión gigantesca, especialmente en esta segunda temporada que empezamos tan llena de incertidumbre, pero la verdad es que hemos arrancado bien, abriendo una brecha en el túnel", explica Del Arco. El director de escena junto con Israel Elejalde, Jordi Buxó y Aitor Tejada se embarcó  en julio del año pasado en la "arriesgada aventura" de alquilar el Teatro Pavón de Madrid y convertirlo en un espacio "vivo, abierto, emocional e interactivo".

Lleva  a término su  empresa ha sido algo "épico", pero Del Arco cree que "la energía" del público, "presente todo el año" y la buena respuesta que empiezan a tener de las administraciones les está sacando de "la oscuridad", aunque continúan situados en "un gran agujero económico".

"Somos kamikazes y grandes optimistas, así que... saldremos de esta y, aunque no fuera así, nada más que por tener el teatro que ha puesto en pie una obra como 'Ensayo' de Pascal Rambert -estrenada el pasado 12 de septiembre y muy celebrada por la crítica y el público-, ya habrían merecido la pena todos los sinsabores", asegura.

0 Comentarios
cargando