Ir a contenido

ENTREVISTA

Ron Wood: "En un 'show' de los Stones se ve el futuro del rock'n'roll"

El legendario grupo británico recorrerá sus más de cinco décadas de carrera este miércoles en el Estadi Olímpic

Jordi Bianciotto

Ron Wood, en la suite Ronnie Wood del Hotel Palace de Barcelona, ante uno de sus cuadros.

Ron Wood, en la suite Ronnie Wood del Hotel Palace de Barcelona, ante uno de sus cuadros. / FERRAN SENDRA

Los Rolling Stones regresan este miércoles a Barcelona, al Estadi Olímpic (21.00 horas; a las 19.30 abrirán Los Zigarros) y su guitarrista Ron Wood recibe a este diario en la suite del hotel Palace que lleva su nombre. La noche anterior presentó un libro de pinturas, 'Ronnie Wood, artist', en el Museu Picasso, con obras como las que están colgadas en las paredes de esta amplísima estancia: retratos de su casa de Irlanda, del grupo y de músicos como Miles Davis y Duke Ellington.

Pero Wood (Hillingdon, 1947) es, ante todo, un 'stone' y se trata de orientar la entrevista hacia su historia en el mundo de la música, algo a lo que se presta cordialmente hasta que, en cierto momento, parece haber tenido suficiente. Su esposa y un amplio equipo de colaboradores le arropan en la misma suite, sin descuidar la conversación ni el minutaje. No ha pasado un cuarto de hora y Wood corta, se levanta e invita al periodista a ver con él los cuadros de la habitación. Ser 'stone' a tiempo completo puede ser demasiado.

Así que podríamos haber tenido un pintor profesional en lugar de una estrella del rock. Es estupendo que las dos cosas, pintura y música, hayan podido convivir. El pincel y las cuerdas de la guitarra son instrumentos parecidos, con los que puedes personalizar expresiones, ya sea en el lienzo o a través de una banda de música. Todo es muy gratificante y creativo.

Tiene desde hace unos años un apartamento en Barcelona, en la derecha del Eixample. ¿Qué le hizo elegir esta ciudad? Me gusta la gente, la arquitectura… Es un lugar inspirador. Mi vida aquí es tranquila, con mi familia, mis hijos. Tengo una bonita existencia aquí, paseando, disfrutando de la comida, y sin sentir presión.

"De Barcelona me gusta la gente, la arquitectura... Es un lugar inspirador. Mi vida aquí es tranquila"

Bien, usted se unió a los Rolling Stones en 1975, aunque tenía cierta relación previa con la banda. A  principios de los 60 vi a los Stones actuando en la carpa de un festival de blues y me di cuenta de que quería estar ahí, algún día, en ese grupo. Con el tiempo, de manera casual, me vi situado cerca de ellos en varios momentos clave, como cuando Mick Taylor se fue. Recuerdo a Mick Jagger diciéndome: "¡Qué voy a hacer ahora! ¿Quieres unirte?". Le respondí que por supuesto, pero él sabía que yo estaba con The Faces y que la idea no podía prosperar. "Si me desespero, ¿puedo llamarte?", me soltó. Y yo le respondí: "¡Sí, claro!". Un año después me llamó: "¡Estoy desesperado! ¿Puedes venir?". Mi banda ya no existía y todo se puso en su lugar. Actué con los Stones por primera vez en 1975.

En una gira por Estados Unidos. Mi debut fue el 1 de julio de 1975 en Baton Rouge, Louisiana. Nunca olvidaré ese día porque tuve que aprender todo el catálogo de los Stones, aunque conocía todas las canciones como oyente. Creo que me las sabía incluso mejor que ellos. A veces preguntaban: "¿Y ahora qué viene?", y yo les respondía: "Aquí hay un cambio", o "aquí un corte y pasamos a la sección final", y decían "oh, sí, sí".

Usted tenía un estudio llamado The Wick, en su casa de Richmond, Londres... Sí, ahora es propiedad de Pete Townshend. ¡Una casa muy rock’n’roll! Y antes de eso estuvo vinculada al mundo del cine porque fue de John Mills, el actor británico. Ahí es donde hice mi primer disco ['I’ve got my own album to do', 1974].

Y donde trabajó en la canción 'It’s only rock’n’roll (but I like it)' con Mick Jagger, cuando aún no era miembro del grupo. Sí, con Kenney Jones a la batería y Willie Weeks al bajo. Y estaba también David Bowie.

Haciendo coros. Bowie y yo teníamos la misma edad, así que cuando murió fue como un toque de atención para mí. Y, aunque pueda parecer irónico, el mismo año yo tuve un cáncer que me asustó, si bien el mío, felizmente, pudo ser extirpado y el de Bowie, no.

Su primer disco con los Stones fue 'Black and blue', que en 1976 trajo a la banda por primera vez a Barcelona de la mano de Gay Mercader. ¿Lo recuerda? ¿Fue en el Vicente Calderón?

No, eso sería en Madrid en 1982. Actuaron en la plaza de toros Monumental. ¡Es verdad!  Recuerdo que después del concierto vi un polvo rojo, procedente de la sangre de los toros. Recuerdo una nube de ese polvo rojo levantándose en la arena. ¡Impresionante!

"Cuando entras en una banda como los Rolling Stones, no piensas en las dificultades; te metes y ya está"

En su libro 'Memorias de un rolling stone' (2008), cuando habla de su ingreso en la banda, dice que adaptarse musicalmente fue fácil, pero que tuvo que aprender a vivir como un 'stone'. ¿En qué ha consistido durante estos años ser un 'stone'? Ha habido toda una locura alrededor del grupo a la que, afortunadamente, he sabido sobrevivir. Pero cuando te encuentras ahí, entrando en una banda como los Rolling Stones, no piensas en las dificultades: te metes y ya está. He intentado disfrutarlo siempre y lo he conseguido. Siendo siempre creativo: eso es lo que me ha hecho tirar adelante.

El sentido del humor, ¿ha sido una de sus aportaciones a la relación entre Mick Jagger y Keith Richards? Desde luego, sin sentido del humor no habría podido mantenerme en mi posición. Debo seguir cultivándolo actualmente para evitar caer en la oscuridad.

En esta gira, 'No filter', se centran en material clásico, esencialmente de los 60 y 70. Es una gran selección que avanza a través de los años, un recorrido hasta el disco de blues ['Blue & lonesome', 2016]. Es un repertorio muy intenso, hay muchas canciones entre las que podemos elegir.

¿Qué desean transmitir al público? Queremos presentar a la banda como es en la actualidad, mostrando su progresión natural a través de las canciones y de sus cualidades musicales. Una banda que sigue en marcha. Lo comprobará el público de Barcelona. Hacía mucho tiempo que queríamos volver a tocar en esta ciudad.

Hace 10 años de su última vista. ¡Demasiado tiempo! Es estupendo volver.

No hay bandas nuevas de rock que puedan llenar estadios. ¿Le ve futuro al 'stadium rock'? Las bandas nuevas tan solo tienen que meterse en la cabeza que hay que trabajar duro para llegar a un nivel alto, para mantener el rock’n’roll como movimiento cultural. Pero en este preciso momento nosotros somos una banda de rock’n’roll de estadios, así que para ver el futuro, ¡que vengan a vernos! En un 'show' de los Stones se ve el futuro del rock’n’roll.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.