Ir a contenido

INTERVENCIÓN

Movilización de escritores por el bloqueo de cuentas de la Institució de les Lletres Catalanes

El organismo está incluido entre los 300 entes públicas cuyas cuentas han quedado bajo "vigilancia especial"

El Periódico / Barcelona

Miembros de la Institució de les Lletres Catalanes, en la fotografía que acompaña el mensaje de protesta por la intervención de sus cuentas.

Miembros de la Institució de les Lletres Catalanes, en la fotografía que acompaña el mensaje de protesta por la intervención de sus cuentas.

La intervención económica de la actividad del Servei de Biblioteques de la Generalitat y de la Institució de les Lletres Catalanes, al igual que el resto de organismos de la Generalitat y  300 organismos públicos con entidad jurídica propia como es el caso de la ILC, ha generado una movilización que ha empezado en las redes, con la difusión de citas literarias con la etiqueta #amblaILC y la invitación a colgarlas en las calles, y se materializa esta tarde con una concentración convocada por la Associació d'Escriptors en Llengua Catalana en el Ateneu Barcelonès.

La situación de la ILC es similar a la que denunciaron este jueves en un comunicado todas las universidades y centros públicos de investigación catalanes, con su tesorería bloqueada hasta que se establezca el sistema para que acrediten que ningún gasto tiene relación el referéndum convocado para el 1-O. La movilización cuenta con el apoyo de entidades como la Associació d'Escriptors en Llengua Catalana, la Associació Col·legial d'Escriptors de Catalunya y el PEN Català. 

 La cuenta oficial de la ILC ha alertado de su situación con una fotografía de su personal y el siguiente texto en Twitter:  "¡Intervenidos! Ayer éramos sometidos a 'vigilancia especial' y hoy, cuentas bloqueadas y partidas con reservas para actividades tercer trimestre a cero euros".

La directora de la ILC, Laura Borràs, ha añadido: "Quieren castigarnos, quieren indignarnos, quieren humillarnos, pero no lo conseguirán, Continuaremos trabajando".

La expresión 'vigilancia especial', utilizada por el Gobierno central para definir el control que pesa sobre 300 organismos públicos para que deban certificar que cualquier pago que hagan no esté relacionado con la organización del referéndum, ha sido malinterpretada, por otra parte, en las redes, en el sentido de que la ILC era especfícamente objeto de un control especial por su labor cultural.

A su vez, el Servei de Biblioteques de la Generalitat ha especificado en un hilo de tuits las consecuencias que supone la intervención de sus cuentas. Según susmensajes, una vez "intervenidos todos los saldos positivos" de que disponía para "llevar a término las funciones de apoyo a las bibliotecas públicas", se "suspenden actividades pendientes de fomento de la lectura, jornadas profesionales, trabajos técnicos preliminares del catálogo y carnet único, compra de libros, etcétera", con la excepción de las reservas hechas a través del servicio de adquisición bibliotecario, el SAB.

Biblioteques de Barcelona, no obstante, ha recordado que la intervención afecta a las cuentas de la Generalitat, no al consorcio Biblioteques de Barcelona.