Ir a contenido

EXPOSICIÓN

El Macba despliega el universo Brossa

El museo recorre toda la creación del artista poeta en una colosal muestra que reúne 1.500 piezas, entre ellas 850 obras

Natàlia Farré

La poesía de Joan Brossa toma el Macba. / FERRAN SENDRA / CAMILA TOVAR

Radical. Incómodo. Transgresor. Combatiente. Actual. Y, sobre todo y por encima de todo, poeta. Así definían miércoles los brossianos de ahora y de siempre a Joan Brossa (Barcelona 1919-1998), el artista (poeta) que llena la primera planta, toda, del Macba, en la presentación de la exposición que el centro, custodio de su legado, le dedica hasta el 21 de febrero. Mil quinientas piezas entre documentación, imágenes y obras (850), además de 'performances' que sorprenden al visitante en cualquier momento y en cualquier rincón. Que uno entra en la sala de la torre, ahí sucede (o no, depende del instante) 'Tot temps de nit', una pequeña obra de teatro que Brossa realizó en 1947 para un solo espectador: Joan Ponç.

La muestra enfatiza el cruce constante de lenguajes y medios que Brossa utilizaba  en sus creaciones poéticas

'Performance', sí, pero poesía. Porque si de algo habla está enciclopédica muestra es "del tejido continuo del trabajo de Brossa en el que todas las artes se imbrican con la poesía: las visuales, el cine, el teatro, la 'performance'...", a juicio de Ferran Barenblit, director del Macba. O dicho de otra manera: "La exposición enfatiza el cruce constante de lenguajes y medios que utiliza Brossa en su producción poética", según Teresa Grandas, co-comisaria del proyecto. Ý, ya puestos, en palabras del propio protagonista: "Esencialmente soy poeta. Actúo en muchas pistas pero mi punto de partida es la poesía. Lo que hago es vehicularla por diferentes canales. […] A veces hago poesía literaria y otras veces me da por hacer poesía visual. Si el poeta tiene realmente cosas que decir, las puede expresar en diferentes lenguajes sin que deje de ser poesía". Pues eso, 'Poesía Brossa', que así se llama la muestra.

 "Esencialmente soy poeta. Actúo en muchas pistas pero mi punto de partida es la poesía"

Poema sobre los Mossos

El adjetivo radical, uno de los artistas que más lo fue en el periodo que va desde la segunda guerra mundial y la guerra civil hasta comienzos de este siglo, se lo pone Vicenç Altaió, poeta y presidente de la fundación que vela por los intereses de Brossa. "El mundo académico lo menospreciaba. La poesía literaria o se identificaba con la nación catalana o con el realismo social. Y Brossa hizo una transgresión del lenguaje. Pasó la poesía de la alta cultura a la cultura popular: a la vida, a las fiestas, a los juegos...". De ahí lo de radical. Más transgresiones: la que realizó el 25 de abril de 1970 en el Price dels Poetes, es decir, en el Primer Festival de Poesia Catalana que acogía a los grandes popes de las letras del país. Brossa leyó un poema sobre los Mossos d’Esquadra: 'Del cos de Mossos d’Esquadra només n’hi ha autoritzada una secció que es considera com a força d’ordre públic i es limita concretament a prestar servei a la Diputació provincial'. "De golpe y porrazo rompió la dinámica de lo que era el festival y de lo que se entendía como práctica poética subvirtiendo la temática", apunta Grandas. Radical, transgresor y combatiente.

Algunas de las poesías visuales de Brossa, en la exposición del Macba / FERRAN SENDRA

El poema, una de las piezas de la exposición, da pie a Pedro G. Romero, el otro comisario de la muestra, a hablar de Brossa como cronista de la actualidad. "Brossa permite leer el presente", afirma. "Es de una actualidad pornográfica, sales a la calle y te lo encuentras". El ejemplo de los mossos es uno de los que cita el comisario, pero hay más, como 'Barcelona per Brossa' y 'Striptease català'. El primero es un recorrido que el artista realizó el 5 de octubre de 1979 por Barcelona en el contexto de la Festa de la Lletra. Las fotografías eran de Colita y los lugares a visitar idea del poeta. "El recorrido antiturístico está en la línea de lo acontecido este verano", sostiene Romero. El segundo necesita poca actualidad que argumentar. Es una 'performance' en la que la musa de la transición Christa Leem se desnuda y al final, de detrás de la cortina, sale Brossa con un naipe que es un as de bastos gritando "Visca els Països Catalans".   

En un cubo de basura

Hasta aquí algunas de las obras de una exposición que recorre toda la trayectoria de Brossa, desde su primer texto publicado, 'Infiltración', escrito en el frente durante la guerra civil, en 1938, y publicado en el boletín de la 30 división hasta sus más que conocidos poemas objetos. "Fue en esa época, en 1943, cuando hice el primer poema objeto. Iba por la calle y vi en un cubo de basura una especie de corteza de árbol. La forma me llamó la atención. La puse derecha y me gustó todavía más", recuerda Brossa en sus memorias. "Es un poeta incómodo que con el tiempo ha acabado siendo un clásico aceptado", concluye Grandas.