Ir a contenido

CRÓNICA

Cruce de sexos en Vic

Christina Rosenvinge preestrenó 'Un hombre rubio', un disco en el que da voz a su yo masculino, dentro de un Mercat de Música Viva que acogió destacadas primicias de Núria Graham y Brighton 64

Jordi Bianciotto

Christina Rosenvinge, durante su actuación en el Mercat de Música Viva. 

Christina Rosenvinge, durante su actuación en el Mercat de Música Viva.  / XAVI TORRENT

Christina Rosenvinge nos propone un aventurado ejercicio de transmutación de género en su nuevo disco, 'Un hombre rubio', que saldrá en noviembre. Canciones en las que se pone en la piel de un protagonista masculino y que manejan airadas texturas de guitarra eléctrica y atmósferas oscuras, como pudimos comprobar este viernes en el Mercat de Música Viva, de Vic, jornada de clímax de la parcela de estrenos en L’Atlàntida en la que hay que hablar de otras primicias, las de Núria Graham y Brighton 64.

La cantante madrileña ha desarrollado, en el ciclo de discos de su edad adulta que comenzó con 'Cerrado' (1997), un punto de vista femenino en la narrativa del rock de autor con el que ahora juega poniéndose en el otro lado del tablero de juego. Ahí cabe situar composiciones como 'Romance de la plata', pieza con métrica tradicional que compuso tras crear 'Almendrita' para la neoflamenca Rocío Márquez y que alude a su padre danés, gran aficionado al flamenco, y 'Pesa la palabra', en la que trata de introducirse en la mentalidad del hombre tradicional con poca capacidad de expresar sentimientos.

En territorio desconocido

Canciones en las que Rosenvinge recuperó en parte su perfil más guitarrero, cuidando a la vez, como siempre, las líneas melódicas y añadiendo toques electrónicos con aires cósmicos. Mostró una actitud más aventurera que introspectiva, como si se estuviera introduciendo en un territorio hostil, esa brumosa circunstancia masculina motivo de intriga, como una exploradora que va cortando la maleza a su paso. Otras dos piezas nuevas, 'La flor entre la vida' y 'Niña animal', completaron la muestra de material nuevo con perfiles intensos, un poco inquietantes, en un pase que completó con rescates de 'La distancia', 'La muy puta' y 'La tejedora'.

Jugando en casa

De la experimentada narrativa de Rosenvinge a una creadora novel pero de supersónico crecimiento, Núria Graham, jugando en casa y entrando en escena sola, con seguridad, acompañándose de la guitarra en 'Hide your emotions somewhere safe'. Esta es una de las canciones de su segundo disco largo, 'Does it ring a bell?', que saldrá el 27 de octubre. Piezas que no están cortadas por un patrón único, que combinan el brillo melódico con la secuencia interiorista, interpretadas por una voz con originales modulaciones. Capas de guitarra un poco 'shoegazer', con un modelo de 12 cuerdas que dio más cuerpo a las canciones. Títulos atractivos que habrá que volver a escuchar con calma, como 'Cloud fifteen', 'Smile on the grass' o el que da título al disco.

Y un clásico, Brighton 64, lució esa segunda juventud que celebra su recién publicado disco 'El tren de la bruja', con 20 canciones inspiradas en un relato escrito para la ocasión por Carlos Zanón. Reforzados por una sección de metales, los hermanos Gil sonaron esbeltos y vigorosos en un temario moviéndose del power pop de 'Vent que bufa al meu favor' a la 'skatalítica' 'Quién mató al gato'. Otro punto cardinal de un Mercat que baja la persiana este domingo sin poner en primer plano las cifras de asistencia sino las de su actividad sectorial: récord de profesionales con 587 inscritos procedentes de 18 países.

0 Comentarios
cargando