Ir a contenido

CRÓNICA DE FESTIVAL

Máquinas y guitarras en Vic

La asociación de Vinicio Capossela con Cabosanroque y la resurrección de The Unfinished Sympathy sacudieron el Mercat de Música Viva

Jordi Bianciotto

Vinicio Capossela, rodeado por las máquinas de Cabosanroque.

Vinicio Capossela, rodeado por las máquinas de Cabosanroque. / ACN / MAR MARTÍ

Noche de extremos sonoros, la del jueves en Vic: de la tropa de máquinas y autómatas al servicio de Vinicio Capossela y Cabosanroque a las beligerantes guitarras de The Unfinished Sympathy, reanimadas tras siete años de hibernación. Propuestas con carácter para un Mercat de Música Viva que cierra este viernes su parcela de estrenos enfocada al mundo profesional y que afronta el sábado una jornada de signo más festivo en diversos espacios urbanos.

La "orquesta mecánica" de Cabosanroque, con su laberinto de pistones y membranas y su arsenal de trompas, platillos, máquinas de escribir recicladas y, en fin, toda clase de utensilios reciclados, se enamoró de las canciones de Vinicio Capossela, y de ahí salió un concierto imponente en el Atlàntida. Ver a Capossela en el puesto de mando de ese transatlántico de fantasía hizo pensar en su pase de hace cinco años en Barts, cuando cantó desde el interior de un gigantesco esqueleto de ballena. Hablamos de "fantasmagoría pura", como apuntó el italiano, de creación visionaria, con el aura propia de los inventores chiflados.

Hijos de la patafísica

Concierto de cadencias marciales en 'Marajà' y 'Moska valza', con Capossela vestido de militar ultramontano y tocado por su colección de sombreros, incluida una barretina. Texturas cercanas a las de Tom Waits y Marc Ribot (el toque rugoso de la guitarra de Assa Stefana) en contraste con el subsuelo popular italiano en 'Marcia del camposanto', y un inquietante pasaje brumoso en 'Le pleiadi', que condujo al recitado de un fragmento de 'L’Atlàntida' en 'La catarata', composición de Cabosanroque. Y la pieza que simboliza el flechazo entre ambas partes, 'Descervellamento', en torno a la patafísica. "Nuestro primer amor".

Melodía y vigor

The Unfinished Sympathy está de vuelta y con material nuevo, el del disco 'It’s a crush!', que saldrá el 20 de octubre. Eric Fuentes, Joan Colomo, Oriol Casanovas y un nuevo pero conocido fichaje, Víctor García, reanimaron la versión más madura del grupo poniendo el acento en el cruce eficiente de melodía y vigor ('Sentimental shock', 'Loveshake') y adentrándose en pasajes ambientales ('Sensual tension') sin renunciar al arrebato 'hardcoreta' ('The welfare state'). Material estimulante que convivió con muy celebrados asaltos a 'oldies' como 'Avida dollars' y 'You’ve got a long run'.

La jornada deparó otros conciertos sustanciosos, como el de Alberto Montero, llevando su canción entre clasicista y exploradora al formato de cámara con un trío de cuerdas. Y miró al futuro inmediato: el premio Puig Porret al mejor proyecto de música en directo, que se estrenará en la muestra el año que viene, ha ido a parar a 'Leon', un montaje del Quartet Brossa y The Pinker Tones en honor a Leon Theremin, cuyo seminal instrumento electrónico, el theremin, cumplirá 100 años en el 2019. El galardón se entregó con presencias institucionales como el 'conseller' de cultura, Lluís Puig, y la alcaldesa de Vic, Anna Erra.

0 Comentarios
cargando