Ir a contenido

La danza y el circo se ganan el favor del público en Tàrrega

EFE

Rosa Díaz

Los acróbatas de Kenia The Black Blues Brothers, el hip-hop enérgico de los franceses Dyptik y la danza urbana de Chey Jurado se han ganado hoy el favor del público en las calles de Tàrrega, donde los espectáculos gratuitos son mayoría y las ganas de diversión inteligente son tradición.

Fira Tàrrega es una feria de artes escénicas de calle que hace tiempo que está abierta también a espectáculos que necesitan locales cerrados, espacios no convencionales y aforos pequeños.

Estos últimos suelen ser de pago, aunque baratos, para evitar aglomeraciones, pero los espectáculos de calle gratuitos y lúdicos siguen siendo el alma de la feria.

Así lo han demostrado The Black Blues Brothers que han llenado las tres funciones que han ofrecido en el Parque de Sant Eloi, con sus acrobacias al ritmo del rhythm & blues de los míticos Blues Brothers.

También muy aplaudidos han sido los miembros de la compañía francesa Dyptik, que en la Plaça de les Nacions, el corazón de Tàrrega, donde han colocado una valla y la han saltado bailando.

Los seis bailarines han contagiado su energía al público ubicado a los dos lados de la valla, con esta pieza que es un eco artístico de las revoluciones y del poder colectivo.

Poco antes de la actuación de Dyptik, en la misma Plaça de les Nacions, el bailarín Chey Jurado se ha transformado en agua y ha interpretado las diferentes formas y texturas de este elemento líquido, sólido o gaseoso.

Una pieza corta, parte de un espectáculo más largo llamado "Sentinel", que ha logrado enamorar al público en sólo nueve minutos.

La danza gratuita también ha ocupado otros espacios de la localidad, como la Plaça Europa, donde la compañía Moveo ha seducido con su sentido del humor y su estilo cercano que rompe la distancia del que mira y el mirado.

Aunque al público de Tàrrega le gusta callejear e ir encontrando espectáculos gratuitos en cada esquina, los amantes de la danza no pueden perderse uno de pago: "Bologna: Pasolini", una pieza de La Veronal que recrea la escena del crimen de Pier Paolo Pasolini.

La obra es el final de un largo recorrido iniciado en septiembre de 2015 con la residencia artística de la compañía de Marcos Morau en Bolonia y Budrio, y el estreno hace un año en Italia.

La compañía catalana llega ahora a Tàrrega con un espectáculo incómodo que pretende que el público sienta en su propio cuerpo la escena de la muerte de Pasolini.