Ir a contenido

ENTREVISTA

Josele Santiago: "Los Enemigos fuimos un revulsivo surrealista"

La banda madrileña ofrece un concierto gratuito en el festival Altaveu, de Sant Boi de Llobregat

Jordi Bianciotto

Los Enemigos, con Josele Santiago (segundo por la izquierda).

Los Enemigos, con Josele Santiago (segundo por la izquierda).

La primera jornada del festival Altaveu, de Sant Boi, brinda este viernes un concierto gratuito de Los Enemigos en la plaza del Ajuntament (22.00 horas; abrirá, a las 19.30, Zelig, grupo finalista del concurso Altaveu Frontera). Hablamos con Josele Santiago, que a final de mes publicará su quinto disco en solitario, 'Transilvania'.

Los Enemigos se separaron en el 2002 y regresaron diez años después. ¿Qué balance hace del regreso del grupo? Pues la sensación no puede ser mejor. Me siento muy afortunado porque esto de que un grupo se vuelva a juntar, con todos los miembros originales, y que funcione no suele ocurrir.

¿Piensa en algunas reuniones fallidas de grupos que le gustan? Bueno, generalmente se reúnen más para directos que para hacer un disco. Me gustó ver a The Who, claro. Los vi en Madrid. Quedaban la mitad, pero estuvo muy bien. A mí me parece bien la idea de recuperar repertorios que sería una lástima que se perdieran. Y si la cosa va bien, aprovechar y explorar el terreno creativo otra vez con tus compañeros. O intentarlo, al menos.

Los inicios de Los Enemigos fueron en 1986, cuando la movida ya iba cuesta abajo. Nos pilló jovencitos, aunque tuve ocasión de ver a algunos grupos y fue divertido. Lo que no es cierto es que, como se dice ahora, antes de aquello Madrid fuera poco menos que Corea del Norte y que ahí no hubiera nada. Eso no era así: había muchos grupos que merecían la pena y muchas cosas que ver. A pesar de las instituciones.

¿Qué grupos de esa pre-movida destacaría? Muchísimos. Me gustaba especialmente Moris. Y Cucharada, Leño, Topo, Asfalto, Burning… Me gustaban Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, y Mermelada, y Tequila... La gente se movía y había colectivos como La Cochu, etcétera, y Madrid era una ciudad en la que te podías divertir mucho. Antes de la tan cacareada movida.

“No es cierto que antes de la movida Madrid fuera poco menos que Corea del Norte y que ahí no hubiera nada”

Josele Santiago

Líder de Los Enemigos

¿Cuándo se dio cuenta de que le atraía aplicar un poco de humor al rock’n’roll? El sentido del humor siempre es sano, y cuando comenzamos había una escena malasañera muy purista en la que se echaba de menos un poco de coña. Salimos como un revulsivo en clave surrealista. Más que a los pubs íbamos a baretos de viejos, que eran más divertidos, y sacamos muchas ideas de ahí. Teníamos muchas ganas de cachondeo porque los últimos coletazos de la movida derivaron en una onda siniestra, con grupos muy buenos pero bastante deprimentes.

Con los años, ¿el sentido del humor va a más o a menos? Pues depende. No lo sé. Supongo que más, porque tiende afortunadamente uno a desdramatizar. Más que nada porque no te queda otra.

En los últimos años, 'Señora', de Serrat, es casi fija en sus repertorios. Una canción que grabaron en el disco de homenaje 'Serrat… eres único', de 1995. ¿Qué les gusta de ella? 'Señora' se nos pegó al repertorio como una lapa y no sale de él desde que la montamos. Nos encanta. La letra es simplemente perfecta; es larga, pero tardas 10 minutos en aprendértela, y la música es una maravilla. Y la adaptación que hicimos nosotros, está mal que yo lo diga, pero está muy bien [ríe]. Es muy rockerizable. Las buenas canciones están por encima de los estilos. Ya es un clásico nuestro, como 'John Wayne' o como 'Septiembre’' Nos llamaron para participar en aquel disco y las canciones más conocidas ya estaban pilladas, porque nos llamaron los últimos. Repasamos su discografía y salió 'Señora'.

¿Han conocido la impresión de Serrat sobre la adaptación o han tenido ocasión de conocerle? Hubo una presentación en Madrid, en una discoteca muy grande, pero había tal follón que ni siquiera nos lo presentaron. Me hubiera encantado, porque es un tío que admiro muchísimo.

No es un artista en el que uno piense cuando se menciona a Los Enemigos. Nunca le había prestado mucha atención. En casa lo ponía mi padre y no me gustaba. Pero me aficioné a él a raíz de ese disco de homenaje. Investigando un poco, vas diciendo "hostia", y comienzas a apreciarlo. Antes no, yo era bastante talibán del rock’n’roll y lo demás no me llamaba la atención. Con el tiempo uno se va abriendo y disfrutando más de todo.

Sigue viviendo en Barcelona. Sí, entre Castelldefels y Barcelona hará siete u ocho años que estoy en Catalunya. Me fui detrás de una rubia y acabé ahí. Estoy muy a gusto. No entra en mis planes cambiar de domicilio.

Hay esa idea de que Madrid es la rockera y Barcelona, la moderna. ¿La comparte? No conviene generalizar tanto. Hay de todo en todas partes. La mayoría de los amigos que tengo en Barcelona son más rockeros que la hostia, así que no sabría decir. Tampoco salgo a la calle tanto como antes ni estoy muy pendiente de la escena.

“¿Me está preguntando si doy crédito a los Rolling Stones? ¡Naturalmente! ¡Son los putos amos!”

Josele Santiago

Líder de Los Enemigos

Este mes actúan los Rolling Stones en el Estadi Olímpic. ¿Irá a verlos? Pues me encantaría, pero seguro que es carísimo. No estoy dispuesto a pagar según qué, pero sí me gustaría verlos.

¿Les da un crédito todavía? ¿Me está preguntando si doy crédito a los Rolling Stones? ¡Naturalmente! ¡Son los putos amos!

A veces se les mira con sarcasmo: esos tipos que pasan de los 70 y siguen llenando estadios. Pero ahí hay un mérito de la hostia. A veces del sarcasmo se pasa a la falta de respeto y a mí eso me parece muy mal. Está bien hacer alguna coña, pero, hombre, un respeto para los Rolling Stones.

El 29 de septiembre publica un disco en solitario, 'Transilvania', con Raül Fernández, Refree, a la producción. ¿Cambio de sonido? Llevábamos mucho tiempo hablando de hacer algo juntos. Le admiro mucho, y ahora que vivimos en la misma ciudad había llegado el momento. Y tenía ganas de trabajar con sintetizadores, un campo en el que Raúl es un maestro. Pero es un disco muy variado. Incluso hay coros que hemos hecho entre los dos.

En 'El bosque', la canción de adelanto. Sí, ahí jugamos a los Beach Boys. Mucha gente me ha dicho: "habéis metido coros femeninos, ¿no?". Y no: somos Raül y yo. Nadie se lo cree, pero bueno…

¿Qué hace que unas canciones sean para un disco en solitario o para Los Enemigos? Es una cuestión más que nada intuitiva, aunque muchas de las canciones que hay en el último de Los Enemigos, 'Vida inteligente', estaban destinadas a un quinto disco en solitario. Muchas canciones del grupo podrían estar en discos míos y viceversa.

Es la primera vez que las agendas de Los Enemigos y Josele Santiago en solitario se van a solapar. Sí, por eso decía antes que me siento muy afortunado. Podemos compaginar dos cosas que antes eran excluyentes. Yo antes era el único de Los Enemigos que no tenía proyecto paralelo: todo lo que escribía iba para el grupo, porque no soy tan prolífico. Ahora, la idea de compaginar era tentadora y tengo la suerte de poder hacerlo. Espero seguir así mucho tiempo.

Y este sábado el grupo actúa en Sant Boi. ¿Le gusta la idea del 'rock’n’roll en la plaza del pueblo'? A mí me encanta tocar en las plazas. El año pasado estuve en el Altaveu, viendo a Coque Malla, y me lo pasé muy bien. Me gustó mucho el rollete de la plaza del pueblo, y Sant Boi me encanta; tengo muchos amigos allí. Lo estoy deseando.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.