Ir a contenido

SETMANA DEL LLIBRE EN CATALÀ

El catalán ya alcanza el 25% del mercado del libro en Catalunya

Su cuota, que ha crecido en los últimos años, asciende al 45% si se contabiliza también el libro de texto

Ernest Alós

Jaume Cabré, firmando en el último Sant Jordi.

Jaume Cabré, firmando en el último Sant Jordi. / FERRAN NADEU

El mercado del libro en catalán sigue creciendo, según los datos de ventas del año anterior que la Associació d'Editors en Llengua Catalana ha hecho públicos en la rueda de prensa de presentación de la Setmana del Llibre en Català, que abre las puertas en la avenida de la Catedral de Barcelona este viernes. La cuota de mercado del libro en catalán ha alcanzado ya el 25,4% en las librerías de Catalunya, si no se contabiliza el libro de texto escolar. Si se añade el libro de texto, la proporción del catalán en el mercado alcanza en cambio el 45,5%. Unas cifras que la presidenta de la Associació d'Editors en Llengua Catalana, Montse Ayats, ha valorado "con optimismo, y conciencia de que la realidad no es fácil".

En el año 2008, las ventas del libro en catalán sin contabilizar el de texto eran del 20%. Año a año han ido ganando peso, hasta sobrepasar el 25%, por su relativo mejor comportamiento respecto al libro en castellano. "El crecimiento ha sido sostenido. Respecto a la totalidad ha ido creciendo porque está totalidad está bajando", ha precisado el presidente de la Setmana del Llibre en Català, Joan Sala. La cifra de ventas que ofrece la explotación para Catalunya del Informe de Comercio Interior de la Federación de Gremios de Editores de España es "fiable", según Ayats, ya que coincide con el porcentaje (27%) de lectores habituales en catalán de los últimos estudios de hábitos de lectura.

En el año 2008, la facturación del libro en catalán era de 225,5 millones de euros. En el 2014, en el punto más bajo de la crisis, había descendido hasta 222,9 millones de euros, para alcanzar los 230 en el 2015 y los 238 en el 2016. El crecimiento es modesto y aún no se ha recuperado el nivel precrisis, pero la caída del libro en castellano fue más brusca y su recuperación más lenta, por lo que en el reparto de ese pastel aún menguante la cuota del catalán ha pasado a ser mayor.

Un crecimiento del 3,6%

El crecimiento de las ventas del libro en catalán fue el año pasado del 3,6% respecto al 2015. Fue más intenso en el libro de texto (con 113,8 millones de euros en ventas, creció el 5,5%), en la no ficción (con 20,4 millones, aumentó el 4,5%) y el libro infantil y juvenil (con 41,3 millones, creció el 2,7%), mientras que la literatura (49 millones, +0,5%) se mantiene estancada. Los diccionarios y enciclopedias, con 11,7 millones de euros en ventas, aumentan un inesperado 3%.

En cuanto al canal de ventas del libro en catalán, el principal sigue siendo las librerías y cadenas de librerías (53%), seguidas de las instituciones y empresas (27,50%), la venta directa (10,7%), las grandes superficies y quioscos (4,6%) y los canales electrónicos (4,2%).

Los libros en lengua catalana publicados por editores catalanes sumaron 223,6 millones de euros, mientras que los editores valencianos han facturado en esta lengua 15,2 millones de euros más. No hay datos, en cambio, sobre las ventas de las editoriales baleares. 

Compras de bibliotecas

En su balance del año, la AELC destaca, asdemás de laaprobación del Pla de Lectura 2002, que este año la Conselleria de Cultura haya presupuestado 300.000 euros para fomentar la traducción de libros de ensayo en catalán (con una tirada media de 1.726 ejemplares, respecto a los 2.956 en castellano, la repercusión del coste de las traducciones es mucho más onerosa en el caso del catalán) y el incremento en un millón de euros de las compras de libros a través del Servei d'Adquisició Bibliotecària.

0 Comentarios
cargando