Ir a contenido

FESTIVAL DE VENECIA

La lucha por los premios de la Mostra gana interés

La actriz Frances McDormand y el documentalista Frederick Wiseman presentan sus candidaturas

Nando Salvà

zentauroepp39947883 actress frances mcdormand attends the photocall of the movie170904192921

Frances McDormand, en la presentación de Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri. / AFP / TIZIANA FABI

No es probable que 'Tres anuncios en las afueras de Ebbing, Misuri' se acabe llevando el León de Oro (los festivales no son hábitat natural del cine de género), pero a su actriz protagonista, Frances McDormand, va a ser difícil arrebatarle el premio interpretativo. Al principio de la película su personaje, una madre cuya hija fue violada y asesinada, contrata las vallas publicitarias del título para poner en evidencia la incompetencia de la policía para encontrar al culpable; lo que sucede después son las consecuencias de ese hecho: suicidios, defenestraciones, incendios, desfiguramientos faciales e innumerables agresiones verbales son solo algunas de ellas. Si a pesar de ello 'Tres anuncios...' no es una película del todo deprimente es gracias a la destreza alquímica con la que el director Martin McDonagh incorpora al relato generosas dosis de humor que van del sarcasmo más negro al 'slapstick' más tonto, sin impedirnos en el proceso empatizar con todos y cada uno de sus profundamente dañados personajes.

Inmersión en la biblioteca

El otro director que hoy ha presentado su candidatura al palmarés, Frederick Wiseman, lleva 50 años retratando las diferentes instituciones que perfilan la experiencia humana: hospitales psiquiátricos, museos, cuerpos policiales, escuelas… Le faltaban las bibliotecas, pero ya no.  'Ex Libris' nos ofrece una exhaustiva visita guiada por el interior de la New York Public Library, de los documentalistas que atienden consultas a las reuniones administrativas en las que se discuten presupuestos; de los usuarios que revisan periódicos del siglo pasado a los asistentes a conciertos y conferencias. Lo que tan profunda inmersión nos proporciona es de un valor incalculable. Demostrando que la NYPL no se dedica solo al almacenamiento de libros sino sobre todo a la investigación, la promoción y estimulo del arte en todos sus ámbitos y al activismo cultural y político, nos demuestra todo lo que el resto de bibliotecas deberían ser y casi nunca son.

0 Comentarios
cargando