Ir a contenido

FESTIVAL DE VENECIA

Alexander Payne ha encogido a Matt Damon

El director inaugura la Mostra con 'Una vida a lo grande', una destacable parábola cuyo protagonista decide reducir su tamaño

Nando Salvà

Alexander Payne (derecha), con sus actores Kristen Wiig, Matt Damon y Hong Chau, en Venecia.

Alexander Payne (derecha), con sus actores Kristen Wiig, Matt Damon y Hong Chau, en Venecia. / REUTERS / ALESSANDRO BIANCHI

Alexander Payne es uno de los grandes retratistas de perdedores del cine americano. Sus protagonistas son hombres que de repente ven cómo el mundo que daban por supuesto se derrumba bajo sus pies. Un maestro que pierde su trabajo, su matrimonio y hasta las facciones de su rostro (Matthew Broderick en 'Election'); un jubilado que al enviudar lo pierde todo excepto una crisis existencial mayor que al retirarse (Jack Nicholson en 'A propósito de Schmidt'); un cretino que, a punto de casarse, se da cuenta de que sabe mucho de vino pero nada de la vida (Paul Giamatti en 'Entre copas')... Gente así. Gente como el protagonista de su nueva película, un tipo incapaz de lograr nada. Ni siquiera que los demás pronuncien bien su nombre.

Decir que 'Una vida a lo grande' habla de gente cuyo cuerpo empequeñece hasta un tamaño ligeramente superior al de un saltamontes inevitablemente trae a la mente 'Cariño, he encogido a los niños' (1989). Obviamente no es eso; de lo contrario no sería una película de Alexander Payne, ni la protagonizaría Matt Damon, ni estaría inaugurando la Mostra de Venecia ni compitiendo por el León de Oro. Es algo mucho más ambicioso: una parábola sobre quiénes somos y cómo vivimos. Esa es la idea. Y la película la materializa solo a medias.

Una sociedad fallida

El mundo en el que 'Una vida a lo grande' transcurre es un lugar superpoblado y supercontaminado en el que los recursos naturales escasean y las desigualdades crecen dramáticamente. La reducción física de la población, descubierta al principio de la película, solucionará todo eso. En la práctica, sin embargo, los motivos por los que la gente decide empequeñecerse no tienen nada de humanitarios. Unos lo hacen para superar penurias económicas, otros para enriquecerse explotando a los demás, otros para migrar ilegalmente. La nueva sociedad diminuta no tarda en ser exactamente igual de fallida que la nuestra.

Para contemplar ese proceso Payne nos lleva de la mano de Paul Safranek, el tipo de individuo deprimentemente normal que solo Tom Hanks interpreta tan bien como Damon. Paul y su esposa (Kristen Wiig) deciden encogerse pero en el último minuto, cuando él ya se ha sometido a la intervención, ella se echa atrás.

Decíamos que 'Una vida a lo grande' (estreno, 22 de diciembre) materializa sus ideas a medias, y literalmente es una película dividida en dos mitadesY la primera de ellas es extraordinaria. Payne logra dotar de total verosimilitud una premisa ridícula, en buena medida por la destreza con la que la envuelve de interrogantes fascinantes, sobre qué contribución haría la gente pequeña al entramado social y de qué derechos deberían gozar, y sobre el impacto negativo que su extensión tendría en la economía.

Un catalizador demasiado obvio

En la segunda mitad, sin embargo, Payne deja de explorar a fondo el fascinante mundo que ha creado para cerrar plano sobre Paul y su odisea personal, a través de la que descubrirá que cuando una puerta se cierra otras dos se abren y que nunca es tarde para convertirnos en quienes estamos llamados a ser. El problema no es solo que esas reflexiones son más bien típicas, sino que las articula torpemente a través de un personaje secundario que entra en escena solo para ejercer de obvio catalizador de la transformación de Paul y para personificar todo cuanto la película tiene de alegato en pro de la solidaridad y la defensa medioambiental.

Los daños que su presencia causa en la película son solo moderados. Payne vuelve a demostrar qué bien se le da equilibrar lo absurdo y lo conmovedor, y provocar la hilaridad sin convertir a sus personajes en caricaturas. En realidad, 'Una vida a lo grande' es en última instancia menos criticable por lo que se conforma con ser que por todo lo que podría haber sido.

A la sombra de la Velvet

Christa Päffgen, más conocida como Nico, vivió la mayor parte de su vida a la sombra de algo que sucedió en 1967: su participación en 'The Velvet Underground & Nico', álbum del que los expertos dicen que es el mejor de rock de todos los tiempos. Su contribución al disco fue limitada: Andy Warhol, mánager de la banda, la eligió para integrarse en ella porque pensó que su imagen etérea y gélida aportaría "algo hermoso para contrarrestar la fealdad". En todo caso, nada de lo que Nico hizo posteriormente –seis discos de estudio en solitario— sirvió para que dejara de ser considerada para siempre como la 'femme fatale' de Lou Reed.

En las notas de prensa del 'biopic' 'Nico 1988', que ha inaugurado la sección paralela Horizontes, la directora Susanna Nicchiarelli asegura haberlo rodado para corregir esa injusticia. Para ello rememora la gira europea en la que estuvo inmersa meses antes de morir de un ataque al corazón en Ibiza. La película nos presenta a una mujer amargada e irascible, que reniega de su pasado con la Velvet y que, cuando no está cantando sus vejas canciones frente a unos pocos fans, se chuta heroína en la pierna. Y al final de la película muere, sin que hasta entonces Nicchiarelli se haya molestado en tratar de trascender el icono. Sin duda Christa Päffgen merece ser reivindicada, pero 'Nico 1988' no es la forma más adecuada de hacerlo.