07 jun 2020

Ir a contenido

Transformista cartagenero Edmond de Bries revive en libro de Juan Carlos Usó

EFE

El cartagenero Asensio Marsal, que llegó a ser el principal transformista e imitador de artistas y cupletistas en España durante el primer tercio del siglo XX con el nombre de Salmar y Edmond de Bries, es recordado por el escritor Juan Carlos Usó en "Orgullo travestido" (Desvelo, 2017).

Asensio Marsal Martínez nació en Cartagena en 1897, aunque otros estudiosos creen que lo hizo en 1890, y tras la muerte de su padre se trasladó a Madrid con su madre y su hermana, que luego haría carrera artística como Magda de Bries.

Marsal comenzó a trabajar de adolescente en la capital de España en una casa de modas y destacó por su entrega y buen gusto en el trabajo, lo que lo llevaría a convertirse en reconocido sastre y modisto de cupletistas.

Según el autor, tres son las razones del éxito de Edmond de Bries en los teatros españoles, europeos y americanos: un cuidado repertorio, una puesta en escena tan espectacular como lujosa, que incluía vestidos caros de fantasía y ricas joyas, y una gran capacidad para mimetizarse con las estrellas a las que imitaba.

Usó señala que el teatro de variedades surgió en España a finales del siglo XIX en imitación del que se escenificaba en París y en otras capitales europeas como Berlín y Londres y ahonda en la relación en esa época de la sociedad española con la homosexualidad y el travestismo, con frecuentes incidentes durante las representaciones de este estilo teatral.

A partir de 1919 comienza su periodo de más éxito, que lo llevó a actuar ante los reyes en el Teatro Victoria Eugenia, de San Sebastián, dedicado a la reina, y a su consagración entre julio y octubre de 1920 en el madrileño Teatro Fuencarral, con llenos diarios.

Fue en ese escenario donde el 15 de septiembre de ese año estrenó la más famosa de sus canciones, "Las tardes del Ritz", con juguetona e irónica letra de Álvaro Retana y música del maestro Genaro Monreal, considerada el mejor cuplé de la década, que el artista llegó a grabar para el sello alemán Homokord.

Conocido por sus imitaciones de Pastora Imperio, La Goya, Fornarina o Manon, Marsal decidió subir al escenario tras observarlas con una puesta en escena en la que destacaba la calidad del vestuario.

Tras actuar en capitales europeas, cruzó el océano y actuó en teatros en Argentina, Cuba, Venezuela y Estados Unidos.

Permaneció en el continente americano hasta 1928, cuando su fama empezó a decaer debido a que el cuplé ya no era tan seguido por la audiencia española y el auge del cine sonoro y la revista.

Tras la guerra civil se desconoce su paradero, aunque Retana lo sitúa en Barcelona, donde habría fallecido a mediados de siglo.

Los propietarios de la famosa mercería madrileña El Botón de Oro aseguran que Marsal, retirado de la escena, fue el fundador de este negocio ubicado en el barrio de Chamberí.