Ir a contenido

CRÓNICA

Un swing salvaje en Jamboree

La Barcelona Big Blues Band y Dani Nel·lo se aliaron en un arrollador concierto en el marco del Mas i Mas Festival

Jordi Bianciotto

El saxofonista Dani Nel.lo.

El saxofonista Dani Nel.lo. / JOAN PUIG

La Barcelona Big Blues Band está que se sale y su asociación con Dani Nel·lo y un Jamboree hasta arriba, convertido en olla a presión, solo podía conducir al incendio. Sesión de swing a toda máquina, excitado y técnico a la vez, sacando de la ultratumba un legado histórico palpitante, en las dos sesiones acogidas este domingo por el Mas i Mas Festival.

El combo dirigido por el contrabajista serbio afincado en Barcelona Ivan Kovacevic invita a veces a cantantes a sus conciertos y esta vez acogió a un saxofonista, Nel·lo, con quien hace tres años grabó un disco. La sintonía entre ambas partes era total y se apreció desde el momento en que entraron en materia con piezas como 'Gator’s grooves', del venerable Willis Jackson, el 'caimán', uno de los músicos reivindicados por Nel·lo.

Porque de eso iba, en parte, el concierto, de situar el foco en los músicos norteamericanos que en los años 40 y primeros 50 desarrollaron el rhythm’n’blues y el swing confluyendo con los albores del rock’n’roll. Y entre ellos, los "saxofonistas salvajes" a los que Nel·lo dedica su nuevo disco.

"VIVA LA MÚSICA"

Sí, Jamboree está a solo unos metros de esa Rambla que, el domingo, mostraba su duelo a través de las ofrendas de flores y velas encendidas. "Nos planteamos si debíamos suspender el concierto", confesó Nel·lo después de las dos primeras piezas. "Pero decidimos que debíamos tocar. Así que… ¡viva la música!". Vitalidad desbocada contra la desolación que nos envolvía. Oficio y entrega en un diminuto escenario en el que la docena de músicos tocaban apelotonados dando lo mejor de sí mismos.

Nel·lo no es esencialmente un vocalista, pero, además de dominar los planos solistas con sus soplidos poderosos, herederos de nobles tradiciones, supo ponerse en situación para imprimir estilo y nervio a algunas piezas cantadas, como 'She put a spell on me', en honor al 'bluesman' Little Milton, y 'Keep lovin’ me'. Y repartiendo juego, la banda dio cancha al guitarrista Héctor Martín, solista electrizante en 'Pómez stone', una de las piezas propias incorporadas al repertorio, procedente, como 'Sax attack', del álbum conjunto del 2014.

"Corre el rumor de que los músicos no tenemos que pagar facturas, pero nos alimentamos de aplausos", bromeó Kovacevic a la vista de la ovación final con el público en pie. Atrás quedaba una fogosa sesión de músicas cargadas de energía y creencia en la vida, llenas de pasión, para una noche tocada por un devastador choque de emociones.

0 Comentarios
cargando