Ir a contenido

CONCIERTO EN CALELLA DE PALAFRUGELL

Ben Harper, en el origen de todo

El cantautor californiano ofrece un recital en solitario en el Festival de Cap Roig y anuncia un disco con Charlie Musselwhite para el 2018

Jordi Bianciotto

El cantautor californiano Ben Harper.

El cantautor californiano Ben Harper. / DANNY CLINCH

Ben Harper reanudó hace dos años el vínculo con su banda más emblemática, The Innocent Criminals, pero, aunque siguen trabajando juntos, el cantautor y multinstrumentista californiano está siempre abierto a otros proyectos. Este verano, sin ir más lejos, combina los conciertos con el grupo y los recitales en solitario, como el que este lunes ofrecerá en Cap Roig. Y anuncia un disco con el ‘bluesman’ Charlie Musselwhite para el año que viene.

Actuar sin banda viene a ser un modo de reencontrarse con el origen de sus artes, según explica a este diario por teléfono desde Suiza, donde ha recalado estos días su gira europea. “No suelo hacer conciertos en solitario, pero lo necesito de vez en cuando para que todo siga adelante, para recordarme a mí mismo dónde empiezan mis canciones, a solas con el instrumento”, señala el autor de composiciones como ‘Forever’ y ‘Diamonds on the inside’.

Disco de reencuentro

Su último disco, ‘Call it what it is’ (2016), representó su reencuentro con The Innocent Criminals nueve años después de su anterior entrega. Año y pico después, sigue sintiéndose “orgulloso” de ese trabajo, “un auténtico disco de The Innocent Criminals que suena distinto a todo”. Está convencido de que “la banda no había sonado nunca tan bien”, y destaca que sus integrantes son “músicos que adoran tocar, salir de gira, trabajar”.

Asociado a su uso del ‘lap steel guitar’, que toca sobre las rodillas, Harper representa el cultivo de las músicas americanas de raíz concebidas como un pozo sin fondo. Blues, folk, funk, góspel, reggae… ¿Géneros inagotables? “Es un material tan vasto, tan infinito, que su enormidad impresiona cuando te enfrentas a la hoja en blanco”, admite Harper. Pero su nuevo proyecto, el disco con Charlie Musselwhite, es una muestra de ese afán por seguir sacando oro de géneros donde todo, o casi, parece haber sido dicho. “Es emocionante buscar un lenguaje propio a través de un género que, como el blues, lleva ahí tanto tiempo”, apunta. Es su segunda obra conjunta (hace cuatro años se aliaron en ‘Get up!’), ya está grabada y saldrá a comienzos de 2018 con el título de ‘No mercy in this land’. “Contiene exclusivamente material original y puedo decir que hemos dado un paso más allá respecto al primer disco”, considera Harper. “Trabajar con Charlie es trabajar con un gran maestro. Si fuera pintor, sería como trabajar con Dalí”.

“Lo de Trump es teatro político, una situación excéntrica, como cuando en Italia tenían a Berlusconi”

Difícil separar a Ben Harper de su aura de artista de escenario temperamental y generoso, dado a los conciertos largos, con repertorios abiertos a los cambios y caudalosas dinámicas con sus músicos. Más ahora, si cabe, que en el pasado, apunta él. “Siento que cada una de las canciones ha encontrado su lugar y que no estoy donde estoy por accidente”, señala. “Me siento afortunado”.

De PJ Harvey a Jackson Browne

El de este martes será su tercer concierto en Cap Roig y el 11º que ofrece en un escenario catalán desde su lejano estreno en Zeleste, en 1995, como telonero de PJ Harvey. “Lo recuerdo como si fuese ayer”, asegura. “Fui a un concierto suyo hace un par de meses en Los Ángeles y fue impresionante. Ha evolucionado y ha asumido retos: es una artista con mayúsculas”, subraya Harper, que mantiene vínculos de amistad con un barcelonés a tiempo parcial, Jackson Browne, de quien versionó la canción ‘Jamaica say you will’ en el ‘tribute album’ ‘Looking into you’ (2014). “Siempre he adorado esa canción y, bueno, era una de las que nadie había elegido”.

El año pasado, Harper pronosticó que se trasladaría a Europa si ganaba Trump. ¿Y ahora qué? “Ahora vivo en habitaciones de hotel”, bromea. “Lo de Trump es teatro político, una situación excéntrica, como cuando en Italia tenían a Berlusconi. Espero que todo esto toque fondo para tomar mis decisiones, y que no sea demasiado tarde”.