Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Dani Martín, salvado por el rock'n'roll en Cap Roig

El exvocalista de El Canto del Loco recuperó su sonido más guitarrero en la presentación de 'La montaña rusa' en Calella de Palafrugell

JORDI BIANCIOTTO / CALELLA DE PALAFRUGELL

Dani Martín, en el festival de Cap Roig.

Dani Martín, en el festival de Cap Roig. / JOSÉ IRÚN

En su último disco, el tercero que lanza en solitario, ‘La montaña rusa’, Dani Martín desanda parte de su camino como baladista y vuelve a coquetear con el rock’n’roll. Grata noticia que hace posibles conciertos vigorosos como el de este domingo en Cap Roig, donde quiso mostrarse como el luchador que tira adelante en su lastimoso cuerpo a cuerpo con la vida.

Bien, el madrileño tira de épica guerrera: “la pelea, el día a día, la lucha, caer, levantarse, volver a caer, volver a levantarse…”, decía su voz grabada como pórtico del concierto. En escena, focos de plató y televisores de tubo catódico con imágenes de boxeadores. Y una ráfaga de canciones nuevas encabezada por ‘Las ganas’. El carácter peleón de las canciones se trasladó al estilo marcial de Martín al dirigirse al público: “¡Palmas!”, reclamó antes de cantar ‘Paloma’. “¡Todo el mundo arriba!”, indicó antes de ‘Peter Pan’, rescate de El Canto del Loco.

De los Beatles a Los Rodríguez

En las canciones nuevas, la docena que integra el disco, reencontró la fibra guitarrera y la flexibilidad pop de los tiempos de El Canto incorporando a la vez su natural fondo romántico. Banda de cinco músicos sólida y clásica, cohesionada por el órgano Hammond y el piano de Iñaki García. Martín es un chico de gustos tradicionales (antes del concierto sonó el álbum ‘Abbey road’, de los Beatles) y apuntó hacia ese territorio en el que el medio tiempo a lo ‘torch song’ (‘Que se mueran de envidia’) y la balada al piano (‘Ahora’) hace buenas migas con el disparo rockero (‘Romperás’). Con guiños a la tradición argentina: versión de ‘Mucho mejor’, de Ariel Rot para Los Rodríguez.

Recaló en El Canto en el tramo final para disfrute de la afición (‘Ya nada volverá a ser como antes’, ‘Una foto en blanco y negro’, ‘La suerte de mi vida’) y limitó las baladas de discos anteriores, aunque no faltó ‘Mi lamento’, inspirada en su hermana Miriam, fallecida hace ocho años. Pero Martín quiso despedirse mirando al presente, con ‘Los charcos’, canción de amor y supervivencia que cantó con la jovencísima Júlia, fan sentada en las primeras filas.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.