Ir a contenido

FESTIVAL DE PERALADA

Juliette Binoche recuerda a la cantautora francesa Barbara

La actriz presenta, junto al pianista Alexandre Tharaud, 'Vaille que vivre', en homenaje a la gran dama de la 'chanson'

Marta Cervera

Juliette Binoche, este jueves, en Barcelona.

Juliette Binoche, este jueves, en Barcelona. / ELISENDA PONS

Cuando se cumplen 20 años de la muerte de la cantautora francesa Barbara (1930-1997), la actriz Juliette Binoche penetra en su mundo junto al pianista Alexandre Tharaud en 'Vaille que vivre'. Este homenaje músico-treatral se estrena en España este sábado en el Festival de Peralada, donde realizarán una única función. El montaje ha permitido a Binoche profundizar en la vida y obra de la gran dama de la 'chanson', autora de piezas como 'Ma plus belle histoire d’amour', 'Göttingen' y 'Perlimpinpin'.

Juliette Binoche y Alexandre Tharaud en Vaille que Vivre (Barbara), estrenado en el Festival de Avignon. / CHRISTOPHE RAYNAUD / FESTIVAL DE AVIGNON

"Que nadie se espere a una gran cantante. No canto mucho en la obra pero no podía meterme en el mundo de Barbara sin cantar", condesó en la rueda de prensa que ofrecía este jueves en Barcelona. "No pretendo imitar su voz, ni su gestualidad sino mostrar, a partir de sus canciones y de retazos de su vida porqué Barbara es única”. Para ella está claro: "Barbara es una voz que ha vivido y que narra sus propias experiencias. Eso la hace universal".

Binoche, que además de actuar pinta y también debutó como bailarina junto a Akram Khan, ha decidido probar algo nuevo y lanzarse a cantar. Como a Barbara, le gusta arriesgar. "Siempre que cantaba en el coche mis hijos me recomendaban que callara", recordó entre risas la protagonista de una sesentena de filmes, como 'Tres colores: Azul', de Krzysztof Kieslowsi, 'Nadie quiere la noche', de Isabel Coixet y 'Alta sociedad', de Bruno Dumont.

Vencer el miedo

Con ayuda de un profesor, Binoche ha superado sus peores temores. "El primer día en escena, mi voz temblaba como una hoja pero ya llevo cuatro funciones y cada vez me siento más cómoda", dice tras su debut en el Festival de Aviñón.

Juliette Binoche y Alexandre Tharaud / gilles VIDAL (FUENTE)

"Tengo tendencia a tirarme a la piscina y no había otra alternativa", admite. "Ahora toca esto y es lo mismo que cuando empecé a bailar. Antes no cantaba y ahora canto un poco. En el fondo, pienso que si quieres acercarte a una disciplina debes tomar riesgos, no pensar que siempre tendrás una red de seguridad".

Memorias y entrevistas

Aunque escuchaba a Barbara, nunca fue tan fan como Tharaud. "Lo suyo es casi obsesión porque lo colecciona y lo sabe todo sobre ella", explica. El virtuoso pianista ha sido un guía ideal para descubrir el universo de la cantante. Juntos seleccionaron una cuarentena de piezas y añadieron una serie de textos, extraídos de entrevistas y de las memorias de Barbara. "Ofrecemos una selección donde están sus piezas imprescindibles y otras, quizá no tan conocidas". Han escogido aquellas que mejor explican la infancia, juventud y sueños de una mujer "que supo aprovechar las oportunidades que le dio la vida".

Más allá de la Barbara artista, Binoche descubre su personalidad. "Barbara no tenía miedo a expresar sus emociones y habló de temas tabú. No tuvo hijos pero se preocupó siempre por los otros, de las mujeres presas a las que visitaba y de la gente con sida". No le extraña que haya adolescentes que sigan escuchándola. "Como diría su amigo Gérard Depardieu: "Sus palabras consuelan".