Ir a contenido

ENTREVISTA

Rocío Márquez: "Etiquetarse es una manera de encadenarse"

La cantaora publica su tercer disco, 'Firmamento', con letras suyas y de las poetas Isabel Escudero y María Salgado, Christina Rosenvinge y Santa Teresa de Jesús

Luis Troquel

Este 'Firmamento' ha deslumbrado a propios y extraños. En su tercer disco, la cantaora onubense Rocío Márquez se acerca más que nunca a la música de vanguardia, arropada solo por el trío clásico contemporáneo Proyecto Lorca y con arreglos y producción de Raül Fernández 'Refree'. Ella firma la mayoría de composiciones y comparte la escritura con otras mujeres: letras suyas y de las poetas Isabel Escudero y María Salgado, la cantante Christina Rosenvinge o la mismísima Santa Teresa de Jesús. Lo presentará en Barcelona dentro del recuperado festival De Cajón! el próximo 18 de noviembre en la sala Barts. Muy poco antes, el 6 de octubre, la podremos ver junto al violagambista Fahmi Alqhai con otro proyecto paralelo. Y cruzando solo el Paral·lel, en el Apolo.

Gran parte de este nuevo disco se ha gestado en Barcelona. Ha sido muy importante: en primer lugar porque allí está Refree, que como productor ha sido mis pies y mis manos en todo esto, y también por lo que implica la ciudad. Barcelona tiene algo que me libera totalmente. De hecho, si alguna vez necesitaba despejarme, me acercaba por el parque Güell, que está muy cerquita del estudio, y desde allí con esas vistas escuchaba los temas y de repente cobraban otra dimensión. 

Cada uno de sus discos ha supuesto un paso de gigante, una sorpresa mayor a la anterior. Yo en cambio lo siento todo de manera más gradual. Como cada disco lleva tiempo haciéndose y luego te sigue acompañando en los conciertos lo vives más poquito a poco, de manera progresiva. Lo que sí es cierto es que en cada disco he intentado no hacer nada que no fuese para mí una necesidad artística. Cada uno es el reflejo de una etapa de mi vida. Es la evolución natural que creo deberían tener las cosas, aunque si la hubiese querido imaginar antes no hubiese podido, porque están hechos desde el presente. Cada disco pertenece a su momento y ahora no podría hacer 'Claridad' o 'El Niño'.

Cantaora, compositora y ahora también doctora. El pasado miércoles la Universidad de Ciencias de la Educación de Sevilla le otorgaba el título con sobresaliente 'cum laude'. Me da mucha alegría, ni que decir tiene, porque además al final ha supuesto mucho estrés compaginarlo todo, pero cuando me enteré de que se hacía un curso de estudios avanzados al respecto no quise dejar de hacerlo y ampliar con este doctorado mis estudios. A mí me apasiona todo lo que tenga que ver con la didáctica en el flamenco y responde a una de mis fijaciones: la de sentir este arte en el ahora. 

¿La línea donde empieza y acaba el flamenco es tan difusa como la del firmamento? Al final te das cuenta de que depende tanto de la percepción de cada uno que es mejor no gastar energía pensándolo. Etiquetarse es una manera de encadenarse a algo. Para mí la pureza es que exista coherencia entre lo que se  siente y lo que se hace artísticamente. Yo no digo que este disco sea o no sea flamenco. Ha partido de ahí, pero el resultado final da igual como lo quieran definir. Intento no pensar en lo que dirán, mi trabajo ha sido precisamente olvidarme un poco de todo eso e intentar conectar conmigo, con mi corazón y con mi barriga.

Rocío Márquez, en una imagen promocional. 

'Firmamento' es revolucionario tanto estética como éticamente: toca problemas ecológicos concretos como el del fosfoyeso de Huelva, de la casi extinta minería, de los refugiados, de la violencia de género... Son dos aspectos que yo necesito que vayan juntos. Para mí han de ir en consonancia, el discurso tiene que ser el mismo tanto en lo formal como en aquello que estás diciendo. Hablar de cosas actuales sin desmarcarte un milímetro de lo tradicional musicalmente sería un sinsentido. Y lo contrario también. 

Los conciertos con el trío Proyecto Lorca terminan sin concesiones, nada menos que por seguiriyas. Es un palo que tiene muchísima fuerza y encajaba perfectamente en la dinámica del espectáculo. Por otro lado, remarca especialmente dos de las características principales del proyecto: lo tradicional y los arreglos casi de música contemporánea.

“Yo estuve mucho tiempo muy enganchada a las cadenas... de todo tipo”

Rocío Márquez

Cantaora

Al ser con letra de Isabel Escudero, fallecida justo antes de publicarse el disco, enfatiza aún más la dedicatoria a ella. La estamos teniendo constantemente presente. Es brutal cerrar cada noche con ella, y más con esos versos, por los que yo tengo adicción. Los he cantado ya en otras ocasiones no sé por cuántos palos distintos: “Lo peor de la condena es cogerle el gusto a las cadenas”.

¿Rocío Márquez le ha cogido el gusto a las cadenas alguna vez? Yo estuve mucho tiempo muy enganchada a las cadenas...

¿Artísticas, amorosas, profesionales...? De todo tipo. Yo creo que esa es una tendencia humana. Lo prohibido o lo que no tenemos es justo lo que queremos. Y cuando tenemos las cosas parece que no se valoran tanto. 

¿Cambió su público al combinar el cante ortodoxo con la experimentación? Lo que por un lado se pierde por otro se gana, y no pasa nada. A mí esto antes me daba mucho miedo: pensar que de repente gente que antes te seguía podía dejarte de seguir por lo que estabas haciendo. Hubo una época en que eso llegó hasta a paralizarme, hasta que entendí que cualquier posicionamiento, sea del nivel que sea, tiene unas consecuencias, y que dentro de esas consecuencias está también que la gente se posicione con respecto al movimiento que tú has hecho.

0 Comentarios
cargando