22 sep 2020

Ir a contenido

CINE COMO ANTES

'Dunkerque' en el Phenomena: magia en 70 mm

El cine barcelonés es el único de España que proyecta la película de Nolan en un formato analógico en pleno proceso de rescate

Sala del cine Phenomena dando la bienvenida para la experiencia analogica en 70mm de la pelicula Dunquerque 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 
Imágenes del proceso de montaje de la pelicula ’Dunkerque’ en 70 mm 

/

Juan Manuel Freire

¿Cuál es la mejor forma de ver 'Dunkerque', la esperada hazaña bélica de Christopher Nolan? Para la mayoría no quedará otra posibilidad que el DCP (Digital Cinema Package), un estándar desde que las 'majors' decidieron aparcar el celuloide menos por cuestiones de avance tecnológico que monetarias.

Pero si vives en Barcelona y alrededores, o vives más lejos, pero tienes opción de moverte, queda el cine Phenomena, donde la película se puede ver estos días en 70 mm. Es una visión más cercana a la de Nolan, quien rodó esta historia de supervivencia en una combinación de IMAX (a uno de estos cines habría que desplazarse para meterse de lleno en la cabeza del cineasta) y película de 65 mm.

Nacho Cerdá, director de Phenomena, explica las bondades del formato: "Parte de un negativo mucho más grande que el 35 y, por tanto, la definición, la calidad, es mil veces mejor. Por otro lado, también supera al digital en muchos aspectos, como la densidad de negros, la densidad fotográfica… No son píxeles. Es, directamente, si quieres decirlo así, un trozo de plástico a través del cual pasa un haz de luz”.

Los 70 mm son tan antiguos como el propio cine, pero no se explotaron a conciencia hasta los 50 y 60, cuando se convirtió en el mejor lienzo para historias épicas como 'Ben-Hur', 'Éxodo', 'Lawrence de Arabia', 'Cleopatra'… Cayó en declive, en parte por el alto coste de celuloide y sistemas de proyección, bastante antes de la llegada del cine digital: el último gran estreno en 70 mm fue 'Un horizonte muy lejano', de Ron Howard y con los por entonces casados Tom Cruise y Nicole Kidman, en 1992.

EL NUEVO VINILO

Y en el 2015 llegó Tarantino. Defensor a ultranza de las películas en película, convenció a The Weinstein Company para distribuir su neo-western 'Los odiosos ocho' no solo en digital, sino también en su formato de filmación original, el ultra-ancho Ultra Panavision 70. La compañía ya había estrenado 'The master', de Paul Thomas Anderson, en 70 mm, pero solo en catorce salas. En esta ocasión se quería llegar a los cien cines, para lo que hubo que rehabilitar proyectores o construirlos a partir de piezas encontradas por eBay, almacenes cinematográficos y colecciones privadas.

La experiencia resultante, un éxito a todos los niveles, se pudo vivir también fuera de Norteamérica. En nuestro país, tan solo en Phenomena, donde antes ya se habían proyectado en 70 mm 'Interstellar' y '2001. Una odisea del espacio', y donde después de otros rescates a lo grande como 'Vértigo', el 'Batman' de Burton y el 'Hamlet' de Branagh, se puede ver ahora 'Dunkerque'. 

El auge de los 70 mm es comparable con el resurgir del vinilo. Como explica Cerdá, "aparece un tipo de consumo que a veces no es tan bueno como el que solíamos tener, pero que nos permite otro acceso. Y sin embargo, al final queremos volver a la experiencia primigenia. Hacia eso apunta Nolan". 

Donde se obra la magia

En la cabina de Phenomena el paisaje es imponente. Son dos plantas, una dedicada al almacenaje y la preparación física de películas, y otra por encima de esta en la que conviven sin rencillas aparentes dos proyectores: el digital y el analógico, éste último tuneado por la empresa Kelonik para responder a las muchas opciones (sobre todo de sonido) con las que querían jugar en el cine de Sant Antoni Maria Claret.

Cuando llegamos a este rincón mágico quedan pocos minutos para la segunda proyección de 'Dunkerque' (este mismo viernes, hubo una matinal de gran éxito) y ya se está enhebrando la película en el proyector de 35/70 mm. El proceso es artesanal y minucioso, requiere sensibilidad: la película sale del sistema de platos horizontales donde descansa, pasa por un laberinto de rodillos, luego va al proyector, desfila por el objetivo y finalmente regresa al plato que la recoge. Ciencia de fantasía.

¿Revival con futuro?

Curiosamente, según Cerdá, ahora mismo montarse un proyector analógico parecido a este no supone una inversión tan costosa: "Te puede salir por 12.000 euros, mientras que el digital puede salir por 150.000 o 170.000. Antes, la maquinaria analógica costaba más, pero nadie la está usando y ya es como chatarra. A casi nadie le interesa tenerla, porque fuera de estas experiencias muy puntuales, las distribuidoras no te sirven material en celuloide. Para conseguirlo has de acudir a filmotecas y archivos privados".

Cuesta imaginar un futuro con estrenos regulares en 70, pero Hollywood ha tomado nota del interés despertado por las experiencias de 'Los odiosos ocho' y 'Dunkerque'. El próximo episodio de 'La guerra de las galaxias', previsto para diciembre, podría estrenarse en el formato, según ha sabido The Hollywood Reporter. Antes, en noviembre, Kenneth Branagh podría estrenar en las mismas condiciones 'Asesinato en el Orient Express', y en el 2018 sería el turno de Lasse Hallström con 'The Nutcracker and the Four Realms'.

Por otro lado, se rumorea que Kodak, el último fabricante de celuloide vivo tras la baja de Fuji, trata de montar una serie de reestrenos de clásicos en 70 mm. "Hay también una distribuidora en Inglaterra –informa Cerdá– con planes de hacer una copia de 'Lawrence de Arabia' a partir de la versión restaurada que hemos proyectado en 4K, que era espectacular”. Suena brillante.