Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

'La guerra del planeta de los simios': apocalipsis primate

Matt Reeves ofrece un cierre de lujo para una trilogía casi perfecta que conjuga el espectáculo visual con una profundidad alejada del 'blockbuster' veraniego

Beatriz Martínez

Fotograma de La guerra del planeta de los simios.

Fotograma de La guerra del planeta de los simios.

Resulta complicado que una saga contemporánea pueda hacerle sombra a la obra originaria en la que se basa. Pero si hay alguna que está cercana a conseguirlo, esa es sin duda la de 'El planeta de los simios'. La película de Franklin J. Schaffner de 1968 basada en la novela de Pierre Boule sigue siendo un monumento, un hito dentro de la ciencia ficción y la cultura popular, al mismo tiempo que una potente y reveladora metáfora en torno a la condición humana y poseedora de uno de los finales más impactantes de la historia del cine.

Son muchos los estudios que apuntan que dentro de esa película y las continuaciones que se llevaron a cabo en los años 70 se pueden rastrear algunos de los temas más controvertidos de la Norteamérica del momento: la guerra de Vietnam y la política exterior y sobre todo los problemas raciales, que en este caso estarían representados por el fin de la supremacía del hombre blanco en el planeta.

Charlton Heston, en un fotograma de 'El planeta de los simios'.

La importancia de la nueva franquicia es que ha sabido recoger todo este espíritu contracultural para adaptarlo a las necesidades de los nuevos tiempos y configurar una serie de potentes alegorías que se adaptan a la perfección a los convulsos tiempos en los que vivimos, capturando su energía de manera casi involuntaria o por puro instinto.

En ese sentido, el 'remake' que hizo Tim Burton en 2001 se quedó en mera anécdota, un producto visualmente atractivo pero incapaz de recoger la magnitud simbólica de su predecesora. Cuando Ruppert Wyatt plantó la simiente de esta nueva era de los simios, no sabíamos hasta qué punto era capaz de llegar la nueva saga.

LEVANTAMIENTO CONTRA LA OPRESIÓN

Y es que bajo la apariencia de un 'blockbuster' que ofrecía una maquinaria de entretenimiento perfectamente engrasada, en 'El origen del planeta de los simios' se escondía una interesante reflexión en torno a la toma de conciencia política de una sociedad que necesitaba revelarse frente a la hecatombe sufrida por la crisis financiera del 2008 y que daría lugar a un panorama convulso contra el poder económico y político. Ese levantamiento contra las injusticias y la opresión sufrida por el pueblo, estaban ahí presentes pa'ra certificar la insatisfacción de una ciudadanía asfixiada y oprimida. Casualidad o no, poco antes del estreno del filme se sucedieron las revueltas que darían lugar a la Primavera Árabe.

La parábola continuó creciendo cuando Matt Reeves se puso delante del proyecto. 'El amanecer del planeta de los simios' (2014) contenía contundencia expresiva, una enorme personalidad autoral y una gran fiereza a golpe de imágenes tan poderosas como la del simio César galopando sobre un caballo y empuñando un arma.

Ahora vuelve a recoger el testigo en 'La guerra del planeta de los simios', un cierre de oro para una espectacular trilogía, en la que al grito de “simios unidos jamás serán vencidos” nos introducimos dentro de los moldes de lo que podría ser una película bélica del género más clásico o un Kurosawa moderno. Pero no es la única textura que habita en una obra que parece reinventarse a sí misma a cada momento. Hay pasajes guerreros, pero también otros que recuerdan al wéstern crepuscular, también encontramos la película pura de aventuras, otra de motines y fugas carcelarias. Todo eso junto a un regusto de tragedia griega que remite a mitos como el de Ifigenia y referencias bíblicas explícitas en torno a la esclavitud y la búsqueda de la Tierra Prometida.

EL FANATISMO DE WOODY HARRELSON

El elemento humano se encuentra en esta ocasión reducido a la mínima esencia. Los primates son aquí los reyes de la función, mucho más emocionales, empáticos y complejos frente a nuestra raza, involucionada, animalizada y primaria. Absurda y demente. Mientras, César se convierte en el líder que todos querríamos tener. En un jefe de Estado justo, preocupado por los problemas y el sufrimiento de su pueblo y con una capacidad empática a prueba de bombas.

Tras el último episodio lo encontramos escondido en el bosque junto a una colonia de fieles seguidores que quieren olvidar los enfrentamientos acaecidos en el anterior capítulo y empezar de cero. Pero sus fuerzas comienzan a reducirse tras el asedio continuo de las tropas de un militar loco y obsesionado con su captura con el rostro de Woody Harrelson y los modos del coronel Kurtz de 'Apocaypse now', que muy bien podría simbolizar el fanatismo de los líderes islámicos ya que hay una mención explícita a la Guerra Santa y su modus operandis es el sometimiento a través del miedo y la violencia.

Woody Harrelson, en un fotograma de 'La guerra del planeta de los simios'.

A pesar de la densidad del conjunto, Matt Reeves consigue dotar de una extraordinaria humanidad a la historia, además en esta ocasión introduce un personaje cómico, el Bad Ape que sirve para descargar tensión. Pero de nuevo el auténtico protagonista vuelve a ser Andy Serkis en la piel de César, junto a unos efectos visuales que están más que nunca al servicio de la historia y enfocados a la transmisión de emoción y sensibilidad a través de los gestos y las miradas de los primates.

El resultado, un cierre de lujo para una trilogía casi perfecta capaz de conjugar puro espectáculo visual y tecnológico repleto de imágenes bellísimas y una trama que incluye un sinfín de ideas que adquieren una oscura profundidad muy alejada del modelo canónico del 'blockbuster' superficial veraniego. 

Cuatro títulos clave del universo simio 

'EL PLANETA DE LOS SIMIOS' (1968)

Varios cineastas quisieron llevar a la pantalla la novela distópica de Pierre Boulle. Un director en apariencia menor, Franklin J. Schaffner, firmó el filme y mezcló con tacto ciencia ficción, misterio, drama y aventura. Charlton Heston entendió bien la propuesta. La imagen final, la que lo aclara todo, es uno de los mejores 'twist' de la historia del cine.


'REGRESO AL PLANETA DE LOS SIMIOS' (1970)

El desenlace del primer filme es mayúsculo y parecía que nada podía superarlo. Pero esta primera secuela, con el astronauta James Franciscus realizando el mismo viaje por el tiempo que hiciera Heston, es notable. Aquí se añaden los habitantes mutantes de la llamada Zona Prohibida, en el metro destrozado de Nueva York. Distopía con trasfondo nuclear.


'EL PLANETA DE LOS SIMIOS' (2001)
No es la mejor película de Tim Burton, pero supuso el reencuentro con la saga simiesca y, posiblemente, el acceso a la historia para las nuevas generaciones. Mark Wahlberg es el astronauta que recala en una Tierra dominada por los monos. ¿Involución o evolución? Burton se vio en la obligación de hacer también un giro final, menos potente que el original.


'EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS' (2011)
No todos los 'reboots' funcionan. Este (y las dos películas posteriores de Matt Reeves), si. Realizada por Rupert Wyatt y protagonizada por Andy Serkis (César) y un James Franco en estado comedido, relata algunos de los acontecimientos que acabarían desembocando en la primera obra de la serie. Excelente forma en clave precuela de reactivar una franquicia. QUIM CASAS

0 Comentarios
cargando