02 abr 2020

Ir a contenido

CSI y un dios araña en Ghana

Nii Ayikwei Parkes enfrenta a un investigador forense y las tradiciones ancestrales en 'El enigma del pájaro azul'

Ernest Alós

Nii Ayikwei Parkes, en la librería La Central de Barcelona.

Nii Ayikwei Parkes, en la librería La Central de Barcelona. / JOAN PUIG

Una atractiva joven con minifalda, amiga de un ministro, llega a un poblado levantando el polvo con su Mercedes y se dirige a la cabaña de un plantador de cacao. Empieza a gritar. Ha encontrado un montón de carne sangrienta en la cabaña de un plantador de cacao y se desencadena el caos. Llegan los policías de la ciudad, sin poder arrancar nada del viejo cazador del pueblo hasta que recuerdan que es un anciano al que se deben dirigir con respeto, y el caso acaba en manos de Kayo, un joven forense educado en Londes, el único con la formación científica necesaria para entender qué ha sucedido. Así empieza ‘El enigma del pájaro azul’ / 'L'enigma de l'ocell blau' (La Montaña Pelada / Club Editor), la primera y única novela del profesor, poeta y practicante del ‘spoken word’, con un pie en Ghana y otro en el Reino Unido, Nii Ayikwei Parkes. Una exploración de los contrastes entre campo y ciudad, entre modernidad y tradición, entre el legado colonial y la cultura local, servida en forma de novela negra. Con elemento sobrenatural añadido, la presencia de Ananti, el dios araña de la mitología ashanti que es el protagonista de las historias de miedo que se explican a los niños en muchos países a una orilla y otra del Atlántico.

La novela se desarrolla entre ese pequeño poblado, habitado por 12 familias, y la capital, Acra. “A veces, ir de la ciudad al pueblo es hacer un viaje en el tiempo. Las grandes ciudades -explica el autor, durante su reciente visita a Barcelona- fueron construidas por el poder colonial para convertirlas en un reflejo de la metrópolis”. Ese contraste lo vivieron generaciones enviadas a formarse a las escuelas de la capital, donde se les intentaba extirpar su lengua tribal, pero que regresaban constantemente al poblado de sus mayores. Como su padre, saxofonista de jazz y estudioso de la música tradicional. “Se convirtieron en cambiaformas”, comenta, tomando prestado un término de la literatura fantástica.

DEDUCCIÓN POLICIAL Y EDUCACIÓN

La necesidad de ese cambiar de formas para resolver el misterio es la que descubren Kayo y los policías del relato, que deben ser conscientes de todo lo que han olvidado sobre la naturaleza. “Solo al final del libro su educación es completa”, dice el autor, que no solo acudió a la forma de la novela policiaca como vehículo para hacer asequibles sus inquietudes al lector sino que se dejó llevar por el recuerdo del 'pulp' sus lecturas juveniles. Especialmente el escritor afroamericano Walter Mosley.

“Como escritor me interesa el poder a muchos niveles, el poder a través del lenguaje, el poder del Estado, el poder de explicar historias, el poder de decidir olvidar, el poder del recuerdo, el poder de la ciencia contrapuesta a las creencias de un pequeño pueblo”, explica el autor. También el acceso a una comida u otra es una demostración de la posición que uno ocupa en la comunidad. El consumo de vino o aguardiente de palma, o lo que lleven en su receta secreta las letales bebidas de fabricación casera, forma parte de esos rituales. “No es casual que la Mafia siempre esté comiendo”, dice riendo.

Algunos de los policías y politicos de su libro son abiertamente corruptos. Pero el autor cree que seria caer en el cliché haber exagerado este elemento. “La mayoría lo que hacen es saber que estas cosan pasan y acomodarse a ellas”, apunta.

Sin embargo, el uso del lenguaje es la principal herramienta de demostración de poder. El inglés como lengua dominante, que se introduce en cualquier discurso como nota de modernidad o autoridad, o las lenguas locales, en concreto el twi, que se resisten a desaparecer y no dejan de teñir el inglés. Un juego lingüístico que de traducirse el libro íntegramente al castellano y al catalán, aplanándolo, se perdería. “Es una demostración de poder dirigirte a alguien en una lengua que no es su lengua cotidiana”, dice Nii Ayikwei Parkes. Aunque la opción de mantener en twi o inglés las palabras que denotan alguna de estas dos posiciones, la de la lengua dominante y la lengua resistente, hace el texto de lectura más rica pero más ardua, con el glosario final como herramienta imprescindible.

Temas Novela Libros