ÓBITO

Muere Pierre Henry, pionero de la música electroacústica

El músico francés compuso la popular pieza 'Psyche rock', que fue sintonía de 'Estudio abierto', de José María Íñigo

Pierre Henry, en su estudio de París, en el 2007.

Pierre Henry, en su estudio de París, en el 2007. / AFP / STEPHANE DE SAKUTIN

Se lee en minutos

FRANCE PRESSE / PARÍS

El compositor francés Pierre Henry, considerado uno de los padres de la música electroacústica, falleció el jueves a los 89 años en París. A veces considerado como el "abuelo de la música tecno", Pierre Henry prefería definirse, sin modestia, como el "padre de la música moderna".

Su nombre está asociado a la "música concreta" (ruidos o sonidos grabados) fundada por Pierre Schaeffer (1910-1995) y a la que se vincula la mayor parte de sus más de cien obras.

"Pierre Henry formaba parte, junto a Schaeffer y (Karlheinz) Stockhausen, de los grandes descifradores sonoros del siglo XX que cambiaron la forma de concebir la música", dijo el compositor francés Jean-Michel Jarre.

Para Pierre Henry, la "música no estaba hecha únicamente de notas de solfeo sino de sonidos como el ruido de una puerta, del viento o de la lluvia", añadió.

Nacido el 9 de diciembre en 1927 en París, Pierre Henry ingresó con 9 años en el conservatorio. En 1950, escribió junto a Schaeffer, con quien había fundado el Grupo de Investigación de Música Concreta, 'Sinfonía para un hombre solo', que utiliza la técnica del "piano preparado": varios objetos son insertados entre las cuerdas y la caja de resonancia.

Su música era metafísica y humana. Poblada de ruidos diversos, objetos cotidianos y estridencias, era propicia a la imaginación, como aseguraba él mismo. Inspiró a numerosos coreógrafos, como George Balanchine, Merce Cunningham y Maguy Marin. Pero su más fecunda colaboración fue con Maurice Béjart, con quien compuso una quincena de obras, entre ellas, 'Misa para el tiempo presente'.

Te puede interesar

De ese álbum, la melodía electrónica 'Psyché rock', coescrita con Michel Colombier, tuvo un gran éxito comercial. Fue utilizada en su día como sintonía del programa 'Estudio abierto', de José María Iñigo, y fue retomada por el cine, el sector de la publicidad y por los artistas de música electrónica como Fatboy Slim, Saint Germain y Dimitri From Paris. También sirvió de inspiración a Christopher Tyng para la sintónía de la serie animada 'Futurama'.