ENTREVISTA

Mijaíl Baryshnikov: "El comportamiento de Trump degrada la dignidad humana"

'Letter to a Man', que llega este jueves a la Sala Gran del TNC, es la segunda colaboración del mítico bailarín y coreógrafo ruso con el director Robert Wilson

Mikhail Baryshnikov en la presentación de ’Letter to a Man’ en el Teatre Nacional de Catalunya. 

Mikhail Baryshnikov en la presentación de ’Letter to a Man’ en el Teatre Nacional de Catalunya.  / FERRAN NADEU

5
Se lee en minutos
ESTER TORRAS / BARCELONA

‘Letter to a Man’ es la carta más pasional que Vaslav Nijinsky, uno de los mejores bailarines y coreógrafos del siglo XX, escribió en sus diarios. Sin remitente aparente, aquellas punzantes palabras iban dirigidas a Serge Diaghilev, con el que mantuvo una relación sentimental más que tormentosa. Mientras Mijail Baryshnikov trabajaba con Robert Wilson en la adaptación de ‘The Old Woman’ nació la idea de trasformar en movimiento y expresión las palabras de Nijinsky que relatan su infernal viaje hacia la esquizofrenia que le afectó tras la primera guerra mundial. Recordando su actuación en el Liceu antes de que se quemara, Baryshnikov ha presentado este martes Baryshnikov esta producción que estará en la Sala Gran del TNC del 29 de junio al 2 de julio.

Le han ofrecido más de 15 veces a lo largo de su trayectoria interpretar el papel de Nijinsky y siempre lo ha rechazado. ¿Por qué es momento de dar este salto? He trabajado con Bob Wilson anteriormente y estaba muy interesado en su propuesta: no era sobre la vida de Nijinsky sino sobre la mente de Nijinski. Aunque conocía su biografía, lo que le interesaba a Wilson eran sus diarios, esta pieza de literatura que escribió en solo seis semanas. Él dijo: “Vamos a explicar sus pensamientos”. Y esto es muy difícil de hacer. Y más de hacerlo bien.

Mijail Baryshnikov

"La propuesta de Bob Wilson no era sobre la vida de Nijinsky, sino sobre la mente de Nijinsky"

Era todo un reto. Nunca pensé que haría una película, teatro o televisión y ahora hago lo que hago. Cuando de repente paré de bailar me apareció esta propuesta tan inusual, y a mí me gustan las cosas inusuales. Cuanto más imposible parece, más me atrae.  

Nijinsky narra su tumultuoso viaje hacia la esquizofrenia en este diario. ¿Cómo se enfrenta a un material de esta sensibilidad? No es la primera vez que Bob trabaja en este tipo de material porque en su infancia tuvo problemas psicológicos en la escuela y además trabajó con artistas y amigos próximos con problemas mentales. Él es muy consciente y su actitud frente a la gente con dificultades es muy dulce y paciente. 

¿Qué contaban aquellas páginas? Hablan de su bisexualidad, de sus convicciones pacifistas, de la paternidad, de su casamiento con Dios y con la danza pero también de la guerra y la muerte, teniendo en cuenta que lo escribió en 1919, justo después del conflicto. Sus pasajes además te evocan a Dostoievski y Tolstoi, sus escritores favoritos, y la manera en cómo se expresaban.

¿Cómo se trasforman este conjunto desordenado de pensamientos en una representación coherente? En esta adaptación hemos procurado mantener los pequeños puentes entre lo coherente y lo no coherente que había en sus páginas literarias. Él siempre cortaba sus textos y los mezclaba con música, luego los reagrupaba como hacía en su mente para recrear este proceso hacia la esquizofrenia que vivía. Aquí tengo un director que hace este trabajo: decidir los movimientos según el texto, añadir la sonoridad, las luces y los efectos en el escenario.

Mijail Barishnikov

"Hay un paralelismo entre lo ocurrió en la URSS y lo que pasa ahora en EEUU: es puro fascismo"

¿En ‘Letter to a man’ veremos retratados sus característicos saltos y movimientos? Esta obra es su visión y nuestra visión. Decidimos no tener coreógrafo porque queríamos que fuera muy minimalista a nivel coreográfico y todo fuese lenguaje corporal. Para nada está relacionado con los movimientos que conocemos de él, hay pequeños fragmentos de 'shim sham', foxtrot y algunos pasajes improvisados pero para nada es una imitación, me limito a representar sus palabras.  

Pero se tuvo que poner en la piel de Nijinsky. Cuando dices sus palabras inevitablemente lo haces. Pero esto no es un 'thriller' psicológico, no recreo un personaje como hacen Al Pacino o Robert De Niro. Esto es teatro expresionista de vanguardia. Es una fantasía presentada de la manera más provocativa posible a la audiencia, justo como a Bob le gusta hacer. Lo entrega de manera fría esperando que la audiencia también trabaje e imagine que esto te puede pasar un día a ti también. Todos estamos debajo de alguien que un día decide que es el final. Y esto es todo. Un día te levantas y dices: ‘Oh, me he olvidado de cómo lavarme los dientes’.

Sus pensamientos más íntimos y profundos ahora están encima de un escenario rodeado de un gran público. ¿Qué le parecería a Nijinsky? Pienso que bien. De hecho su segunda hija, Tamara, que ahora tiene 96 años y es la única que queda de toda la familia Nijinsky, vino a un teatro de Los Ángeles y le fascinó.

Mijail Barishnikov

"No es un thriller psicológico, es una fantasía presentada de la manera más provocativa posible a la audiencia"

Ambos empezaron en el ballet Mariinsky, se fueron de su país natal y nunca más volvieron allí. Parece que tienen mucho en común. No hablé con él por teléfono para ponernos de acuerdo. Esto son solo coincidencias, somos muy diferentes en realidad.

En 1974 desertó de la Unión Soviética por las barreras artísticas que sufría. Ahora, como ciudadano de Estados Unidos, ¿teme que se repita esta situación con la llegada de Trump? Sí, estoy preocupado y este es el motivo por el cual di abiertamente mi apoyo a Hilary Clinton. Desde mi punto de vista, sí hay un paralelismo entre lo que ocurrió en su momento y lo que pasa ahora en Estados Unidos: es puro fascismo.

Como artista, ¿ve peligrar su libertad? Todos estamos inquietos más allá de los temas políticos y artísticos. La manera en la que Trump se comporta y la forma en la que habla es una degradación de la dignidad humana y de la Gracia. Y mientras tanto hay niños viendo esta porquería de comportamiento. Esta desmoralización de la humanidad es lo peor que está sucediendo.

Piensa en regresar a Rusia? No

Noticias relacionadas

A menudo le conocen más por apariciones televisas como la de ‘Sexo en Nueva York’ que por su trayectoria en la danza. ¿Le irrita? Es irónico pero testimonia la fuerza que tiene la televisión. No me importa. Mejor digamos que ya no me importa. A este punto te das cuenta que el tiempo pasa muy rápido y que no debes tomarte nada demasiado en serio.

Fotografía, teatro, cine, televisión… su carrera parece no tocar techo. Ahora mismo trabajo en un par de proyectos, uno con mi amigo Cesc Gelabert, pero no sé si los podré llegar a realizar porque cada creación necesita mucha energía y ya no la tengo. Soy demasiado mayor y me enfrento a un dialogo constante: mi mente quiere hacerlo pero mi cuerpo dice basta.