Ir a contenido

ENTREVISTA

Antonio López: "Barcelona es una ciudad para ser pintada"

El máximo representante del realismo madrileño, y creador imprescindible del siglo XX, ha pasado por Barcelona para recoger la Medalla de Oro del Reial Cercle Artístic

Natàlia Farré

El pintor Antonio López, uno de los firmantes del manifiesto.

El pintor Antonio López, uno de los firmantes del manifiesto. / JOAN CORTADELLAS

Hace cuatro años entregó el retrato de la familia real en el que trabajó durante dos décadas. Así que ya se ha liberado de las sempiternas preguntas sobre el cuadro. Aunque no le importaba responder siempre sobre lo mismo: "También los políticos se pasan todo el día diciendo las mismas cosas y no pasa nada". De hablar pausado, mirada rápida y pícara sonrisa, el máximo representante del realismo madrileño, y creador imprescindible del siglo XX, sigue en plena forma cumplidos los 81 y no piensa en abandonar. La semana pasada estuvo en Barcelona para recoger la Medalla de Oro del Reial Cercle Artístic. E hizo gala de una extrema amabilidad. 

No se entiende la fama de taciturno que arrastra. A veces no me encuentro en forma o me siento incómodo con ciertas cosas, pero no soy taciturno. O no lo soy de una manera exagerada. Cuando era muy joven, en esa edad que te impresiona mucho lo que te dicen las chicas, una muy guapa afirmó que tenía una sonrisa triste. Me preocupó durante años. Pero sé que no soy ni triste ni taciturno.

Antonio López

PINTOR

"Desde la escalinata del MNAC se ve cómo Barcelona avanza hacia el paisaje, hacia la lejanía. Me impresiona" 

Tanto venir a Barcelona y aún no ha hecho una exposición aquí. La haré, seguro. La tengo en mente, pero sin una fecha precisa. No se trata de mí. Yo voy adonde me llaman. Si me llaman de Barcelona, vengo con una ilusión enorme. Pero aún no ha podido ser. Me consta que hay gente aquí que le gustaría, pero las cosas son así, a veces se ponen fáciles y a veces, un poco complicadas. También hay algo de mi parte: soy un pintor de pocas exposiciones.

Famosas son sus vistas de Madrid. Y ahora está pintando Bilbao y Sevilla, ¿para cuándo Barcelona? Es una ciudad para ser pintada, como Madrid. Ambas pueden dar cuadros muy interesantes. He visto un par de sitios que me resultan extraordinarios. Uno es la escalinata del MNAC. Desde allí  se ve como Barcelona avanza hacia el paisaje, hacia la lejanía. Me impresiona. Luego está el mar, en la vista del MNAC no aparece y a mí me gustaría que apareciera. Lo que pasa es que si decido pintar un sitio, mi forma de trabajar me une largamente a ese lugar. No soy un pintor que haga una fotografía y pinte en Madrid. Tendría que venir aquí, como tengo que ir a Sevilla y a Bilbao.

¿Sevilla y Bilbao son el mismo proyecto? ¿Un trabajo Norte-Sur? Norte, Sur y el centro que está en Madrid y en Tomelloso. Es un eje que parte España por la mitad, tener el Este estaría bien. Pinto lo que está en mi entorno, que es básicamente el tema de mi pintura. Después, si puedo, me abro a otras cosas. Lo hago porque el mundo es maravilloso. Es abrir el cuerpo y la mente. Es abrirse a la vida. Ahora estoy en plena actividad y a la vez sigo con mi obsesión, porque el tiempo pasa y no me cunde, que es empezar cosas y olvidarme de ellas. ¿Cuándo voy a acabar Sevilla y Bilbao? De momento los he empezado, y luego que sea lo que Dios quiera.

Antonio López

PINTOR

"Estoy en plena actividad y sigo con mi obsesión, porque el tiempo pasa y no me cunde, que es empezar cosas y olvidarme de ellas"

¿Acabar implica estar satisfecho? Implica que no puedo más. Si estoy descontento con el cuadro trato de cambiarlo. Si no, lo destruyo. No siempre salen las cosas. Lo mío se complica más porque interviene el mundo real. Hay un trasiego del mundo exterior a mi mundo interior, un diálogo que lo dificulta todo pero también lo enriquece.

¿Esto es porque pinta del natural? Imagino que Sorolla, Mir, Casas... podrían decir cosas parecidas. El natural es nuestro punto de partida y esto te permite una relación con el mundo que a mí me parece maravillosa, pero no tienes la autonomía que podía tener Miró, que no dependía de que se marchitara las flores.

Pero el retrato de la familia real lo pintó a partir de una fotografía. No podía tener en el estudio al Rey, su mujer, sus hijos... Pero si el natural lo tengo a la mano, no lo dudo nunca. ¡Cómo vas a comparar los datos que da una fotografía con la diversidad inmensa que da el mundo real en relación a la luz y el color! Es como tener una mujer real o tener un maniquí. Aunque no es más que una forma de pintar. El Bosco no pintaba al natural, y mira lo que hizo. La pintura del natural o la inventada han existido siempre. Los bisontes de Altamira no posaban para el pintor. Y cuando Miguel Angel pintó el 'Juicio Final', no lo estaba viendo. Lo inventó. Luego están Velázquez o Vermeer, que pintan directamente del mundo real. Puede haber una pintura muy objetiva que es de una banalidad terrible, y una pintura inventada que te abruma por su veracidad. Depende de la pintura y del talento del pintor. Pero el arte se ha movido siempre entre estas dos zonas. Nos ha explicado el mundo: el mundo exterior y el mundo interior del hombre, como Magritte o Dalí.

Antonio López

PINTOR

"Velázquez y Vermeer son un misterio muy grande. Son cimas elevadísimas de la historia del arte"

¿Y Picasso? Usted dice que huele azufre, explíqueme eso.  Me olía a azufre pero ya no me huele. O se le ha quitado el olor o la nariz se me ha acostumbrado. Veo más azufre, bastante más, en otras cosas. Picasso es un pintor muy fácil, por eso a un chico ignorante como yo de 17 o 18 años le hechizaba.

¿Hay una connotación negativa en ese fácil? No. Pienso que el arte se hace para que llegue a los demás, a cuanta más gente y más fácilmente mejor cumple su función. El arte está hecho para ser comprendido. Si no, ¿para qué lo haces? De joven, me entendía mejor con Picasso, Klee, Chagall... que con Velázquez, que me suponía hacer un esfuerzo enorme para, como espectador, entender un mundo que no era el mío. Había una etapa, los siglos XVI, XVII y XVIII del arte occidental, que me resultaba muy difícil. He tardado mucho en comprenderlo. Velázquez y Vermeer son un misterio muy grande. Son cimas elevadísimas de la historia del arte.

Aún no me ha dicho por qué Picasso olía a azufre. Porque yo era muy asustadizo de joven. Ahora me asustan más los políticos. Me asustan porque tienen una influencia en nuestra vida muy fuerte. El arte la tiene pero muy a largo plazo y según para quién, porque hay muchos que viven de espaldas al arte.

Antonio López

PINTOR

"Lo de Catalunya me parece lógico además de natural. Si es un error, ya se corregirá; y si es un acierto, pues bien"

Ya que habla de política, ¿sigue el proceso catalán? ¿Le preocupa? Me preocupa, como me preocupa el incendio de Portugal o cualquier otra cosa que pase porque estamos todos juntos y lo que ocurre en un sitio tiene influencia en todos. Pero me parece lógico, además de natural. El mapa del mundo se ha movido, las fronteras han cambiado, los países han tomado nombres distintos... En toda la historia de la humanidad han pasado tantas cosas que me parece lógico que pase una más. Si es un error, ya se corregirá; y si es un acierto, pues fíjate que bien. A la gente hay que dejarla que siga su destino.

Volvamos al arte, parece que hay un resurgimiento de la figuración. No lo siento así. Nunca se dejó de hacer una gran figuración en el siglo XX, ahí están Dalí, Derain, Balthus, Morandi, Bacon... Un grupo de gente grandioso e impresionante. Se ha hecho una pintura interesantísima sobre los aconteceres de nuestra época a través de figuración, otra cosa es que aquí todo eso haya tenido relevancia. Un pintor como Hopper ha tenido una influencia enorme en los cineastas, en los fotógrafos, en los pintores... y ocupa un lugar relevante entre la gente que en el siglo XX ha hablado de su época, tanto como cualquier pintor no figurativo.