Ir a contenido

IDEAS

Tarragona o Tarraco

Xavier Bru de Sala

Edificio de la antigua fábrica de la Tabacalera, en Tarragona. 

Edificio de la antigua fábrica de la Tabacalera, en Tarragona.  / CAROLINA CUBOTA

Ha empezado la cuenta atrás de los Juegos del Mediterráneo, a pesar de que no hay calendario para la Tabacalera, llamada a ser uno de los primeros equipamientos culturales del sur de Europa,.. a condición de que esta vieja y magnífica gloria fabril no se convierte en una ruina más de las que convierten la ciudad en patrimonio de la humanidad sin que sus habitantes tengan plena conciencia de ello.

No es que Tarragona sea turismofóbica, no, es que no se sabe vender porque no es consciente de su tesoro

Tarragona, como TV-3, apuesta por menos cultura y más deportes, sin fijarse en la sobresaturación de acontecimientos y de horas de emisión deportivas, capaces de provocar náusea incluso entre los más adictos, y no digamos de los que quisieran un futuro que fuera más allá del Panem te circenses que Juvenal ya denunciaba en el siglo I. Pan y entradas de circo. Si escaseaba el trigo, más entradas de circo, para entretener el hambre ancestral de los pobres que ahora llamamos injusticia social.

Mientras esperamos el recuento final de los callos de los deportistas de cuarta a cargo del 'lobby' deportivo de la Corpo, podemos predecir sin margen de error que a Tarragona no le ocurrirá con los Juegos del Mediterráneo del 2018 lo que a Barcelona con los Olímpicos del 1992. No habrá cambio de escala en la percepción de la ciudad sino triunfalismo banal que desembocará en decepción y frustración. Para evitarlas, Tarragona debería de introducir el concepto ‘patrimonio de visita imprescindible’ en los millones de cerebritos que pululan por los complejos de ocio de su entorno. 

¿Quién es el culpable de que los barceloneses babeen ante los callejones empinados de Girona e ignoren incluso la existencia de la estructura romana de Tarragona? Hasta ayer era de los propios barceloneses, que sufren el complejo norte-sur (norte admirable, sur despreciable). Ahora es mejor dudarlo: No es que Tarragona sea turismofóbica, no, es que no se sabe vender porque no es consciente de su tesoro. Patrimonial, pero sobre todo, si se juega bien, conceptual.

0 Comentarios
cargando