24 oct 2020

Ir a contenido

Una 'Flauta mágica' de alta escuela

Francisco Araiza y Marc Rosich han dirigido una reducida versión de la ópera de Mozart interpretada por la orquesta y los talentosos intérpretes del Conservatori del Liceu

CÉSAR LÓPEZ ROSELL / BARCELONA

’La flauta mágica’ en el Conservatori del Liceu.

’La flauta mágica’ en el Conservatori del Liceu.

Cierre por todo lo alto de la temporada Liceu Cambra. Una versión concierto semiescenificada de ‘La flauta mágica’ de Mozart ha puesto el broche a un ciclo que ha ofrecido 26 ‘masterclasses’ y 12 conciertos en el magnífico auditorio del Conservatori del Liceu. Figuras como los cantantes Carlos Álvarez, Mariella Devia o Grace Bumbry, referentes como los cuartetos Casals y Hagen (cuerda) y otros artistas de excepción han prestado su magisterio al servicio de un proyecto de alta escuela. Ha sido todo un lujo contar para la última propuesta con el célebre tenor mexicano Francisco Araiza en la dirección musical y el dramaturgo Marc Rosich como responsable de la puesta en escena.

La presencia de Araiza, cantante en activo y mentor de estrellas de la ópera como Javier Camarena, ha sido un gran estímulo para los alumnos del nuevo Máster en Interpretación de Ópera del Conservatori. Estos noveles artistas han entusiasmado al público de las dos funciones de miércoles y jueves por la calidad vocal y dramatúrgica de sus prestaciones. Los prestigiosos cantantes y profesores del centro, Joan Martín Royo (quien también dirigió un máster), Elena Copons y Roger Padullés han contribuido a elevar el resultado de esta apuesta y el propio Araiza, con amplia experiencia pedagógica en Zurich, Stuttgart, Munich y México DF, no ha dudado en calificar de nuevos talentos a la mayoría de los participantes.

Trece cantantes, repartidos en las dos jornadas y respaldados por la luminosa Orquestra del Conservatori del Liceu, muy bien dirigida por Manuel Valdivieso, han dado cuerpo a los 19 bien estructurados números de la ópera de Mozart, en algún momento presentados con conseguidas coreografías y oportunos toques de humor, como cuando en la introducción del espectáculo Valdivieso interroga al hilarante Papageno sobre si todavía sigue buscando novia. Las explicaciones para enlazar los pasajes elegidos de la obra resultaron muy ilustrativas. Por encima de todo hay que destacar el nivel formativo de unos artistas preparados para dar el salto a los grandes escenarios. Jessie Tse dio la talla (el día anterior Carlota Porta) como Reina de la Noche con un timbre y afinación excelentes y un buen desarrollo de las agilidades. Igualmente lució el Tamino de César Cortés (la jornada anterior Félix Suen), la Pamina de Alessia Schumacher (la anterior fue Marta de Castro), así como la Papagena'de Olha Shvydka, el Monostatos de Al Dresden Ramos o el poderío de Gerard Farreras como Sarastro.

Tomen nota de estos nombres que apuntan a carreras de largo recorrido, gracias a una formación que “busca la excelencia”, según María Serrat, directora general del Conservatori, Esta versión de ‘La flauta mágica’ y, en general, los conciertos del ciclo en los que han participado los alumnos, han demostrado porque el centro es un referente en la formación de músicos y cantantes.