Ir a contenido

París honra al fotógrafo republicano Francesc Boix

La alcaldesa Anne Hidalgo y el teniente de alcalde de Barcelona Gerardo Pisarello han presidido el traslado de los restos del superviviente de Mauthausen al cementerio Père Lachaise

Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, durante el acto de homenaje al fotógrafo republicano Francesc Boix.

Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, durante el acto de homenaje al fotógrafo republicano Francesc Boix. / BERTRAND GUAY

París ha rendido hoy homenaje al fotógrafo Francesc Boix, superviviente del campo de concentración de Mauthausen y testigo en los juicios de Núrenberg, trasladando sus restos mortales al cementerio parisiense de Père Lachaise. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el alcalde en funciones de Barcelona, Gerardo Pisarello, han presidido la ceremonia, a la que ha asistido también el 'conseller' Raül Romeva. El presidente Rajoy, hoy de visita en París, no ha incluido en su programa la ceremonia, que ha sido posible gracias a la iniciativa de la Amical Mauthausen y la contribución del Ayuntamiento de Barcelona.

"Rendimos homenaje a un hombre que marcó la historia por su valentía, su compromiso contra el franquismo, contra el fascismo", ha asegurado la alcaldesa de París, que ha señalado que con este tipo de actos la capital francesa "hace suyo el compromiso de Boix en favor de los valores de la libertad". El féretro que contenía los restos de Boix, que reposaban desde su muerte en Thiais, al sur de la capital, ha estado cubierto durante la ceremonia con la bandera tricolor republicana.

Hidalgo, que como hija de republicanos españoles ha asegurado tener una sensibilidad particular con esa causa, ha dicho que el ejemplo de Boix "debe permanecer vivo" para que las generaciones futuras no repitan "la peor historia que se conoció en el siglo XX". Boix, un joven militante de las Joventuts Socialistes Unificades, sirvió en el frente de Aragón y del Segre, donde fotografió las imágenes que llevó al exilio y fueron rescatadas de un subasta recientemente por la Comissió de la Dignitat, fue internado en los campos de refugiados franceses, reclutado en un batallón de construcción del Ejército francés, hecho prisionero por los alemanes e internado en Mauthausen. Allí, trabajando como auxiliar en el laboratorio de fotografía del campo puso a resguardo copias de las fotografías tomadas por los SS, que fueron utilizadas como prueba en los juicios contra los criminales de guerra nazis. Boix pudo fotografiar también la liberación de Mauthausen después de que los presos tomaran el control del campo y él se hiciera con una de las cámaras de sus captores. Tras la guerra, Boix trabajó brevemente para el diario comunista 'L'Humanité', pero con la salud dañada por los años de cautiverio murió en 1951.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, por su parte, ha recordado que Boix "no fue un dirigente social, ni un pensador importante, ni un gran legislador, ni fundador de ninguna organización", pero ha destacado por "la valentía que tuvo ante la barbarie del franquismo, del fascismo", una actitud que ha llamado a "incorporar al patrimonio ético de la cultura política".

Tanto Pisarello como el 'conseller' de Afers Exterios i Transparència, Raül Romeva, han criticado la ausencia de representantes del Gobierno central, al que Romeva ha acusado de "institucionalizar la desmemoria". El 'conseller' ha valorado que Boix "fue los ojos de la humanidad dentro del campo de Mauthausen” y que "sin su valentía muchos horrores no tindrían rostro". 

Han participado también en el acto el presidente de la Amical de Mauthausen francesa, Daniel Simon, y la sobrina de Francesc Boix, Anna Maria Salomó Boix. El acto ha contado con la actuación musical de Marina Rossell y del violoncelista Olivier Ledru.

0 Comentarios
cargando