Ir a contenido

INNOVACIÓN EN CUATRO DÍAS

Música que se palpa y mira

Una treintena de creadores trabajan contra reloj en el Sónar+D para resolver diferentes retos tecnológicos

Josep M. Berengueras

Dos personas palpan una canción en el aparato diseñado en el Sónar+D.

Dos personas palpan una canción en el aparato diseñado en el Sónar+D. / FERRAN SENDRA

Mientras la gran mayoría del público del Sónar y del Sónar+D disfrutan de la música en directo, del ambiente, de la bebida fría, de las conferencias y de las diferentes atracciones (nuevos instrumentos a tocar, experiencias de realidad virtual para sumergirse en otros mundos), una treintena de jóvenes viven el festival de forma distinta: exprimiendo sus mentes, programando a toda velocidad e intentando solventar problemas tan complicados de responder como por ejemplo encontrar la forma de que las personas con deficiencias auditivas puedan sentir la música.

Son los participantes del Sónar Innovation Challenge, una competición contra reloj coorganizada junto al Music Technology Group de la UPF en la que cinco empresas proponen restos tecnológicos  –siempre relacionados con la música– y los creadores deben resolverlos en solo cuatro días. De superar el desafío, quizá puedan trabajar en él de forma profesional en el futuro.

Gerard Serra es diseñador de interacción en HP, pero se ha apuntado a esta actividad porque "es una aventura". "Lo más interesante es poderte reunir con gente diferente, sin ideas preconcebidas, crear algo desde cero y vivir el festival desde dentro", agrega este creativo. Participa en el reto impulsado por la start-up de realidad virtual In Flight VR Airbus. "Hemos trabajado en una nueva forma de entretenimiento de realidad virtual que ayude a los pasajeros a evadirse, a olvidarse de que están volando". ¿Cómo? Con una app en la que el usuario tiene en una mano una paleta de sonido y frente a él, un sintetizador (virtual) donde crear música.

Diferente es el reto planteado por Red Bull Amaphiko: traducir la música en experiencias visuales y táctiles que permitan a la gente con problemas de oído tocar y escuchar música. "Se nos ocurrió hacer un prototipo de dispositivo compuesto por decenas de cuerdas que genera vibraciones visuales y físicas para poder reconocer las distintas frecuencias del sonido. Las cuerdas vibran según el audio que se esté reproduciendo, y se puede ver la cuerda oscilar o también situar la mano para notarlo. Además, hay una retroproyección para relacionada con la canción a reproducir para hacerlo aún más visual", explicó Marta Verde, una de las creativas y programadoras.

El viernes por la tarde presentaron sus prototipos. Después, ya tuvieron tiempo de disfrutar, ahora sí, del resto del festival.

Temas: Sónar Música

0 Comentarios
cargando