Ir a contenido

GIRA INTERNACIONAL DE PROMOCIÓN

Paula Hawkins: "Es muy machista que te pregunten por qué no tienes hijos"

La autora del fenómeno planetario 'La chica del tren' presenta en Madrid su nueva novela, el 'thriller' piscólogico 'Escrito en el agua'

Olga Pereda

Paula Hawkins, en una imagen facilitada por la editorial Planeta, ya que la autora no quiso ser retratada durante su visita a Madrid para promocionar Escrito en el agua.

Paula Hawkins, en una imagen facilitada por la editorial Planeta, ya que la autora no quiso ser retratada durante su visita a Madrid para promocionar Escrito en el agua. / AP / MATT DUNHAM

Vender 20 millones de libros en todo el mundo es algo que pasa -si es que pasa- “una vez en la vida”. A sus 44 años, la experiodista Paula Hawkins es consciente de jamás volverá a tener un éxito como 'La chica del tren', la primera novela que firmó con su nombre tras escribir (por encargo) otras cuatro de corte presuntamente romántico y que fueron un batacazo comercial y personal. En plena gira internacional, Hawkins (nacida en Zimbabwe aunque a los 17 años desembarcó en Inglaterra) recala en Madrid para promocionar 'Escrito en el agua' (Planeta), 'thriller' psicológico en el que narra la asfixiante vida en un pequeño pueblo donde una mujer aparece muerta. La hermana de la víctima regresa a la localidad y se enfrentará con sus recuerdos y sus miedos. Al igual que en 'La chica del tren', la memoria y la violencia contra las mujeres protagonizan una novela creada para atrapar al lector desde la primera página. La adaptación al cine ya está en marcha, pero Hawkins tampoco se encargará del guion. Ella ya está pensado en su siguiente libro. 

'La chica del tren' fue, y sigue siendo, un fenómeno editorial. ¿Puede hacer usted una vida normal? Sí, exactamente igual a antes de publicarse la novela. La gente no me reconoce por la calle.

¿Es más feliz ahora que cuando ejercía el periodismo económico y entrevistaba a grandes magnates? Sí, disfruté con ese oficio [heredado de su padre, corresponsal de 'Financial Times' en en Zimbabwe] pero no se me daba bien. Aprendí muchas cosas. Por ejemplo, a escuchar a la gente y a escribir textos limpios y claros. Pero soy más feliz inventando historias que intentando sacar la verdad de las personas a las que entrevistaba.

'Escrito en el agua' le ha llevado tres años. Afirma que lo ha pasado “fatal”. ¿Por qué si adora escribir? Porque no me dejaron estar tranquila en casa, que es lo que quería. La promoción de 'La chica del tren' y su adaptación al cine me robaron mucho tiempo.

¿No le han dado ganas de quedarse en casa y evitar los viajes para vender 'Escrito en el agua'? Cuando firmas un contrato con un editor, te comprometes a entregar un libro pero también a ayudar en la promoción. Si no quieres hacerlo debes advertirlo al principio. Mis editores me han apoyado mucho y yo quiero apoyarles también. No odio las entrevistas, digamos que no es la parte de mi trabajo que más disfruto.

Emily Blunt, protagonista de la adaptación al cine de 'La chica del tren'.

En su opinión, lo que ha ocurrido con 'La chica del tren' no tiene una explicación fácil y única. “Es alquimia, cosas que suceden”, afirma. No soy capaz de explicar lo que ha ocurrido con mi novela, de verdad. Si lo supiera, repetiría una y otra vez la fórmula para conseguir el mismo éxito. A ver, soy consciente de que al público a lo mejor le gustó mucho el ritmo del libro. O el personaje de Rachel, alguien poco usual con el que te podías identificar o molestar al mismo tiempo.

En su nuevo trabajo insiste en la memoria. Es fundamental, es lo que nos hace ser las personas que somos. Cuando alguien tiene demencia y no recuerda cosas empieza a perder la personalidad, pierde conexiones con la familia. Y me fascina la manera en la que la memoria nos puede engañar. Podemos no haber vivido algo pero pensar que sí lo hemos vivido. Nos contamos una historia porque no queremos enfrentarnos a la verdad.

"Como sociedad, debemos cambiar el enfoque con el que tratamos la violencia sobre las mujeres"

Haga memoria. Usted dice que la experiencia de aterrizar en Inglaterra con 17 años desde su país de origen la convirtió en la novelista que es ahora. ¿Por qué? Porque me mudé a un lugar al que no pertenecía y me sentía como una 'outsider'. Desarrollé una relación diferente con la gente de allí, les observaba pero no me sentía conectada con ellos. Eso es algo que, creo, tenemos en común todos los escritores: una capacidad para mirar desde fuera.

Además de la memoria, otro tema que aborda en 'Escrito en el agua' es la violencia sobre la mujer. Es un problema persistente. Desconozco las cifras en España pero en Inglaterra dos mujeres mueren cada semana a manos de sus parejas o exparejas. Como sociedad, creo que tenemos que cambiar el enfoque. A veces, en los medios de comunicación se deja ver la posibilidad de que las mujeres han buscado esa violencia, como si ellas fueras las responsables.

¿Violencia machista es que te pregunten por qué no tienes hijos, como le ha pasado a usted en varias ocasiones? No lo llamaría violencia, pero desde luego es muy machista. Todas las mujeres seguimos teniendo que enfrentarnos a ese tipo de preguntas mientras que a los hombres no les pasa. Cuando Theresa May accedió al poder en Inglaterra hubo fortísimas discusiones sobre qué significaba el hecho de que no fuera madre. Eso jamás habría pasado con un primer ministro.

Sus novelas constatan que todos tenemos un lado oscuro. Todos tenemos una capacidad de comportarnos de manera extrema en circunstancias extremas, ya sean buenas o malas. En determinadas crisis vemos a personas heroicas y todo lo contrario. Leyendo mis novelas alguien puede pensar que yo tengo una personalidad oscura, pero no es así. Cierto es que hay aspectos de mí que tomo prestados para construir mis libros, como la soledad.

0 Comentarios
cargando