Ir a contenido

Ferran Torrent publica su segunda novela postcrisis

`Individus com nosaltres¿ se desarrolla en las semanas previas al final del Gobierno del PP valenciano

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Ferran Torrent, en la librería Laie de Barcelona.

Ferran Torrent, en la librería Laie de Barcelona. / RICARD FADRIQUE

Los tiempos en que el indicador de progreso económico del País Valencià era que sus “tres pilares de la economía” estaban con cartel de completo -“las marisquerías, las casas de putas y los notarios”, según el escritor Ferran Torrent- hace tiempo que pasaron. Así que 'Individus com nosaltres' (Columna) ya es la segunda novela consecutiva en que Torrent retrata el escenario “postcrisis” de su tierra, en que los gobernantes del PP ya no trafican impunemente sino que ven cómo sus chanchullos van saliendo a la luz y la precariedad de los demás es la nueva normalidad. Con el periodista Marc Sendra reconvertido en ‘freelance’ e investigando un antiguo atraco, no es la continuación, sino la segunda parte, matiza el de Sedaví, de ‘Un dinar un dia qualsevol’.

La novela se desarrolla en el 2015, en las semanas previas a las elecciones que acabarían con el Gobierno del PP valenciano. “Una estructura mafiosa”, sin más, a la que aún le quedan algunos pufos por reventar, como la Feria de València. Aunque, respecto a sus libros anteriores, hay un matiz: aunque al País Valencià le haya quedado la etiqueta de país corrupto, Madrid, Andalucía o Catalunya se están retratando también. “Y Madrid nos aventaja en mucho”, apunta.

Con todo, esta novela es, dice Torrent, “menos política”. Habla más del “segundo sistema”, “gente expulsada del primer sistema, los pequeños talleres con la persiana bajada pero la ventana abierta porque dentro están trabajando, los autónomos que se buscan la vida, los inmigrantes sin papeles”. Y de la indignación, en consecuencia, se pasa “al cinismo”.

EL ROBO DE LA 'MASCLETÀ'

Una víctima de la crisis es el periodista Marc Sendra, que ya no trabaja en una redacción de un diario, a quien le ofrecen un gabinete de prensa en una de las fuerzas políticas que aspira a desalojar del poder al PP. Pero su proyecto es escribir una novela sobre un atraco histórico en el que cree que se escondió algo más, inspirado en un robo real que se produjo en València en plena ‘mascletà’ de las fallas, aprovechando que se disparan todas las alarmas de los bancos y nadie se percatará de que una de ellas está avisando de un asalto real. Un delito “sin armas y sin violencia”, como los que le gustan a Torrent.  

Torrent hace desfilar esta vez a casi todos sus personajes habituales. El Llargo, el Messié, el padre Rafael, el Mítico Regino, los hermanos Torres, el excomisario Tordera y el detective Toni Butxana. “Los voy recuperando y voy diciendo adiós”, dice, melancólico.