INTERFERENCIAS

Extraordinarias revelaciones

El chiringuito publicitario de ’Los vigilantes de la playa’.

El chiringuito publicitario de ’Los vigilantes de la playa’. / FERRAN SENDRA

Se lee en minutos

NANDO CRUZ / BARCELONA

50 CANCIONES NUEVAS

Lo de The Magnetic Fields ha sido extraordinario, la prueba irrefutable de que no se han agotado todas las vías en el trillado universo pop. Que todo es cuestión de arrojo e ingenio. Fueron dos pases totalmente distintos para presentar 50 canciones referidas a los 50 años de su líder. El viernes sonaron las de 1966 a 1990 y el sábado, las de 1991 a 2015. Stephin Merritt sublimó su tragicómica existencia en un almanaque de exquisitas miniaturas 'rocopop' interpretadas por una formación a medio camino entre la orquesta de cámara y la orquestina de juguete. Lejos de aburrir, el público quedó absorto ante tamaño derroche narrativo y escénico.

JORNALEROS PORTUGUESES

El festival entregó hace años la explotación de las barras a la empresa portuguesa Eventualidades. Una flota de autocares trae a 500 portugueses. "Nos pagan 6,5 euros la hora", explica uno de los jóvenes que despacha cervezas a 5 euros el medio litro. "Los españoles trabajan más caro", apunta otro, que sacará 312 euros por tres jornadas de 16 horas. Cada madrugada un autocar los lleva a dormir a Calella de la Costa. Una hora de viaje. El sábado ya no duermen en cama. En cuanto acaben su último turno, vuelven a Portugal. Catorce horas más de autocar.

LOS VIGILANTES DE LA PLAYA

Cruzando el puente que sobrevuela el puerto deportivo de Sant Adrià hay otro Primavera Sound. En ese ambiente de fiesta playera fina, con su césped y sus mojitos, la gente puede bañarse en el mar y comprar la toalla del festival por 20 euros; alquilarla es gratis. También hay un puesto de socorristas. Bueno, no: es un chiringuito publicitario que anuncia el estreno de 'Baywatch', adaptación al cine de la teleserie 'Los vigilantes de la playa'. Un cachas y dos mozas en escotado bañador completan el pesebre. Primavera Sound: el único festival del mundo en el que coexisten los Swans y 'Los vigilantes de la playa'.

Te puede interesar

#NOUSCALLAREM

No parece sentirse muy interpelado el sector musical ante los crecientes ataques a la libertad de expresión que están sufriendo raperos, tuiteras y el resto de la ciudadanía. El silencio de buena parte de asociaciones del gremio está siendo ensordecedor. Solo por eso ya destaca la inmensa pancarta con el hashtag #NoCallarem que ha colocado el Primavera Sound a la entrada del recinto. Bueno, por eso, y por venir de un festival famoso por acallar a los periodistas que no escriben a su gusto. Hubiese sido deseable una segunda pancarta con el hashtag #NoUsCallarem