Ir a contenido

CÓMIC SOBRE EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL

Los tuits desde Mauthausen llegan a la viñeta

El dibujante Ioannes Ensis ilustra en 'Deportado 4443' el horror de los campos nazis que Carlos Hernández sigue rescatando del olvido

Anna Abella

Página de Deportado 4443, del escritor y periodista Carlos Hernández y el dibujante Ioannes Ensis. 

Página de Deportado 4443, del escritor y periodista Carlos Hernández y el dibujante Ioannes Ensis. 
El periodista y escritor Carlos Hernández (izquierda) y el dibujante Ioannes Ensis, en Barcelona. 

/

Antonio Hernández y su amigo Cebrián están en el campo de Mauthausen. Tienen hambre y se acercan a la cocina para intentar robar comida. Tras el barracón, “tiradas en el suelo, hay unas tripas de cerdo”. Les saben “a gloria”. El lector pasa la página. Cerca de ellos descubren dos cuerpos humanos “abiertos en canal”. Se dicen que no volverán a hablar del tema. De las 250 crudas ilustracions del horror nazi que aparecen en ‘Deportado 4443’ (Ediciones B), la de esos dos cadáveres fue la que más cuesta arriba se le hizo dibujar a Ioannes Ensis (Juan Espadas). Y, confiesa que, con las últimas viñetas, que recogen la liberación del campo (de la que acaban de cumplirse 72 años), se le saltaron las lágrimas de alegría. Todo empezó cuando sintió una necesidad “muy visceral” de coger el lápiz para visualizar los tuits que un día descubrió en la red. Pertenecían a la cuenta que da título al libro, que el periodista y escritor Carlos Hernández de Miguel abrió tras publicar enel  2015 ‘Los últimos españoles de Mauthausen.

En un experimento inédito, el perfil de Twitter @deportado4443 sigue a nombre de Antonio Hernández, tío de Carlos fallecido en 1992, exiliado republicano que sobrevivió al Holocausto. En el primer libro, su sobrino había tirado del hilo de la historia familiar para denunciar el drama que sufrieron los 9.300 españoles que como él acabaron en campos nazis (5.500 murieron en ellos). Luego, en esa iniciativa pionera, “para hacerlo aún más visible y llegar a un público más joven y amplio”, el escritor siguió haciéndolo tuit a tuit, como si su tío contara en tiempo real y desde Mauthausen su verídico día a día y el de sus compañeros, en una cuenta que superó los 50.000 seguidores.  

Carlos Hernández, con la voluntad de “recuperar una memoria histórica olvidada por muchos y tapada por el franquismo”, también hizo un documental con el material, un libro digital de los tuits y mantiene activas una web y una cuenta de Facebook. Pero no se le había ocurrido el formato de cómic hasta que se lo propuso Ensis.  

10 HORAS AL DÍA

El dibujante recurrió a toda la documentación de Hernández además de archivos sobre el Holocausto y fotos como las que el también preso de Mauthausen Francesc Boix robó y que sirvieron de prueba en los juicios de Nuremberg, y seleccionó los tuits para luego ilustrarlos de la forma más veraz posible. “Necesité hacer bastantes parones para desconectar porque trabajar diez horas cada día durante diez meses con imágenes tan desagradables y brutales es acumulativo -señala-. Pasar una jornada entera dibujando a personas que sabes cómo se llaman, cómo murieron, qué les pasó... hace que no puedas evitar empatizar con ellas. No dibujaba personajes, dibujaba personas, e intenté ser muy respetuoso con las víctimas”.  

Al propio Hernández le sorprendió el resultado. “Yo conozco la gran mayoría de fotos de los campos nazis pero hay lagunas gráficas, cosas que has leído y oído pero no has visto. Y Ioannes ha captado todo el horror, sin exagerar y, a menudo, dejando parte para la imaginación”. Como las páginas que hablan del campo de Gusen, “el matadero de Mauthausen, al que los nazis enviaban a enfermos y débiles, pero sobre el que no hay casi testimonios porque no sobrevivió casi nadie”. Los presos desconocían lo que allí ocurría en realidad. Y allí es adonde envían a Cebrián, el amigo de Antonio Hernández, haciéndoles creer que es un sanatorio. Para los tuits que transcurren en Gusen, que son ‘escritos’ por Cebrián, el dibujante varía premeditadamente la tipografía, el trazo y el estilo gráfico. A diferencia del resto del libro, ese episodio es más oscuro si cabe, más expresionista y menos realista, con absoluto contraste de blanco a negro y sin los grises del carboncillo.     

Para Hernández es imprescindible seguir sacando del olvido la historia de estos españoles que “sufrieron una traición tras otra”. “Primero cuando en la guerra civil las democracias no apoyaron a la República. Después en el exilio, tratados como perros en aquellos campos franceses donde tantos miles murieron de hambre y enfermedades y muchos acabaron luchando en la segunda guerra mundial contra el fascismo. Cuando terminó esperaban que los aliados entraran en España para acabar con Franco pero ellos prefiririeron tener a un dictador anticomunista que a una república o una democracia de tintes izquierdistas”. 

Y la última traición, continúa el autor, “la más sangrante: la de la democracia en la transición. Es la que más duele a los supervivientes porque creían que tras 40 años de olvido se les reconocería. Y salvo excepciones, como en Catalunya y, ahora, en Aragón, Valencia o con el ayuntamiento de Carmena en Madrid, siguen sin un homenaje estatal”. “Ningún Gobierno democrático lo ha hecho -lamenta-. A diferencia de en Francia”. Y solo quedan vivos apenas una docena, ya nonagenarios. Para ellos, revela, el máximo reconocimiento es “que se conozca la verdad y se señalen los responsables”.  

Por ello Hernández no ceja en recordar el papel culpable de Franco, que además, durante la dictadura, les mantuvo en el olvido. “Él provocó que Hitler, a través de Serrano Suñer, en una reunión en septiembre de 1940, trasladara a los republicanos que habían luchado en la segunda guerra mundial desde los Stalag, donde estaban junto a otros prisioneros de guerra aliados, a campos de concentración”. Los autores esperan que el cómic llegue a nuevos públicos, entre ellos padres y profesores interesados en transmitir a los jóvenes la "necesaria" memoria histórica.   

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.