Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE

'Piratas del Caribe 5': Jack Sparrow navega de nuevo

Johnny Depp vuelve a ponerse en la piel del carismático capitán en la quinta entrega de la serie, 'Piratas del Caribe: la venganza de Salazar'

Nando Salvà

Johnny Depp, en un fotograma de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar.

Johnny Depp, en un fotograma de Piratas del Caribe: la venganza de Salazar. / PETER MOUNTAIN

“Puede parecer una petición peculiar, pero ¿alguien podría explicarme por qué estoy aquí?", pregunta Johnny Depp en la piel del capitán Jack Sparrow tan pronto como aparece por primera vez en 'Piratas del Caribe: la venganza de Salazar', y es una pregunta razonable. Después de todo, hablamos de una saga que tiene ya 13 años de vida, a lo largo de los que había ofrecido tres películas de calidad decreciente y un cuarto capítulo totalmente olvidable. La necesidad de una quinta entrega no es inmediatamente aparente.

Estrenos de la semana. Tráiler de Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. (2017)

“Todo el mundo ama Piratas del Caribe”, afirma a modo de explicación Joachim Ronning, codirector de la nueva película junto a Espen Sandberg. “Por eso movimos cielo y tierra para formar parte del proyecto. Tuvimos muchas reuniones para convencer a mucha gente, hasta que finalmente el mismo Johnny Depp nos dio el visto bueno”. El dúo noruego se dio a conocer internacionalmente en el 2012 cuando su tercera película, la epopeya marítima 'Kon-Tiki', fue nominada al Oscar. “Cuando hicimos 'Kon-Tiki' nos encargamos nosotros mismos de todo, incluso del diseño del póster”, recuerda Sandberg. “En 'Piratas', en cambio, hemos tenido a miles de personas trabajando para nosotros, y todos ellos son los mejores del mundo en lo que hacen”.

Espen Sandberg y Joachim Ronning, en el rodaje de 'Piratas del Caribe: la venganza de Salazar'.

Aunque obviamente su trabajo aquí se limita a colorear dentro de los contornos que la saga tiene trazados de antemano desde el éxito de su primera entrega, 'La maldición de la perla negra' (2003), la pareja asegura haber gozado de total libertad creativa. “En realidad hemos trabajado con la misma filosofía que nos guio cuando hicimos 'Kon-Tiki'. La única diferencia es que 'La venganza de Salazar' ha costado cien veces más”.

¿En qué se han gastado el dinero? Previsiblemente, en el tipo de mezcla de acción, 'slapstick', villanos sobrenaturales, trepidantes huidas, alianzas improbables y reuniones familiares al que la saga nos tiene acostumbrados. En el centro de todo ello está, por supuesto, el que para bien o para mal es uno de los personajes icónicos del cine moderno: Sparrow, vástago imposible Keith Richards mitad Charles Chaplin, capaz de mantener la cirrosis a raya sin perder la sonrisa de dientes de oro. “Sparrow está en la sangre de Depp, y Depp en la de Sparrow”, explica Ronning. “En ningún momento tuvimos que hablar con Johnny de asuntos relacionados con el personaje. Cada vez que rodábamos una de sus escenas nos limitábamos a dar un paso atrás y dejarle a su aire”.

Javier Bardem, en un fotograma de 'Piratas del Caribe: la venganza de Salazar'.

Ahora que la pareja de amantes que acompañaron a Sparrow al principio de la saga ha sido proscrita –por culpa de una maldición inmortal, nada menos--, la nueva película les ha encontrado sustitutos: Henry (Brenton Thwaites), fruto de la unión entre Will y Elizabeth, y Carina (Kaya Scodelario), una protofeminista a la que muchos consideran una bruja a causa de sus conocimientos de geometría y astronomía. Los tres -y otros habituales del 'universo Piratas' como Hector Barbossa (Geoffrey Rush)- formarán equipo para encontrar el Tridente de Poseidón, algo así como la llave de todos los poderes de los océanos. Para ello tendrán que derrotar a Salazar (Javier Bardem), un antiguo capitán español que consagró su vida a acabar con todos los piratas que surcaban los mares hasta que el más famoso de esos bucaneros lo derrotó y que hoy, convertido en un zombi en permanente estado de descomposición, anda en busca de vendetta.

Mientras acompañan a los unos en su huida y al otro en su persecución, Ronning y Sandberg nos ofrecen giros argumentales y cameos de relumbrón –premio para quien reconozca a -Paul McCartney- y exuberantes localizaciones y, cómo no, una colección de imponentes secuencias de acción entre las que se incluyen el robo de un banco -del banco entero-, el ataque de unos tiburones fantasma y una secuencia final en la que el mar se parte literalmente en dos que evoca 'Los diez mandamientos' (1956). Según los rumores, el epílogo que se nos ofrece tras esa escena pretende funcionar a modo de adelanto de la que será sexta y última entrega de la serie. Eso, en todo caso, dependerá del más que probable éxito de taquilla de la película que hoy se estrena y, sobre todo, de si Johnny Depp tiene la voluntad, y el aguante, para meterse una vez más en la piel de Sparrow.

0 Comentarios
cargando