Ir a contenido

FESTIVAL GUITAR BCN

Mazoni vuelve a la trinchera

Jaume Pla desnuda su música en 'Carn, os i tot inclòs', un disco acústico en solitario que presenta en el Espai Club de la sala Barts

Jordi Bianciotto

Jaume Pla, alias Mazoni.

Jaume Pla, alias Mazoni. / RICARD FADRIQUE

El Mazoni electrónico y anglófono de '7 Songs for an endless night' queda en suspenso, y solo un año después, el ampurdanés regresa con una obra muy distinta, 'Carn, os i tot inclòs', acústica, en solitario y en catalán, que presenta este jueves en el Espai Club de Barts (festival Guitar BCN, 21.30 horas). Un trabajo con aspecto de correctivo severo. "Es mi manera de responder a la pregunta de quién soy como artista, haciendo canciones como cuando tenía 17 años, solo en mi habitación con la guitarra", explica Jaume Pla.

Comenzó a pensar en este disco cuando, el verano pasado, cogió la guitarra y marchó un par de días con el propósito de componer "un par de canciones". Le salieron 13. "Ideas melódicas: las letras costaron un poco más". Se encontraba, confiesa, "un poco desorientado", con la sensación de que “El ciclo de tres discos que empezó con 'Fins que l’amor ens separi' (2011), había terminado". Reflexionó sobre su obra, siete discos de estudio, y se dio cuenta de que la faceta con la que se siente más a gusto es la de compositor. "Y me dije: 'voy a hacer un disco de canciones sin artificios'".

DYLAN Y YOUNG

Pla, Mazoni, mira de reojo los clásicos de la narrativa norteamericana: del álbum 'The freewheelin' Bob Dylan' (1963) -"el disco acústico que más me gusta", apunta- a los cambiantes modos de Neil Young. La manera en que ambos trabajaron con "voces femeninas dulces, como Emmylou Harris y Nicolette Larson", le inspiró al incorporar, en tres canciones, a Judit Neddermann.

Leyendo textos como el de 'Sol', la canción que abre el disco, con citas a una "zona zero" y a "amistats que semblen zombis", se diría que Mazoni es el superviviente de un cataclismo nuclear. ¿Es así? "No me ha pasado nada especialmente apocalíptico, pero a medida que te haces mayor notas el peso de las cosas y todo parece más difícil", razona. Ahí, las nuevas canciones son "de autoafirmación y resistencia, de 'solo ante el peligro'". Apelando a la fortaleza interior en 'Vindré com una plaga', "con esa épica de 'no volveré a pasar hambre'".

GIROS DE RIESGO

Queda la impresión de que '7 Songs for an endless night' no fue todo lo comprendido por su público que cabía esperar. ¿Es así? "La gente queda descolocada si te escapas mucho de la idea que tienen de ti. Si volviera atrás quizá no sacaría ese disco con el nombre de Mazoni", reflexiona. El riesgo no lo trajo tanto el cambio estilístico, la apuesta por un rock electrónico, como el idioma, pasar del catalán al inglés. "La lengua es un trazo muy identificativo. Cambiarla es casi tan difícil como que un grupo cambie de cantante", considera.

Así, aunque una de aquellas piezas, 'Never push a sailor' (dúo con Núria Graham), "se convirtió en una de las más escuchadas en las plataformas de 'streaming'", sospecha que "la gente a la que le interesó el disco era distinta de la que seguía a Mazoni". Pero pensar en la respuesta del público es perder el tiempo: una canción más antigua, 'A.I.L.O.D.I.U.', se convirtió en un 'hit' tras sonar en la serie 'Cites', de TV3. "En tres meses pasó de 7.000 visionados en YouTube a 100.000".

Pla se ve en la "guerra de guerrillas, dejando que el azar o la evolución del gusto del público juegue a favor o en contra" y siguiendo su rumbo, cambiando de estética sonora si le apetece, a lo Neil Young. "Haciendo lo tuyo, pase lo que pase, de modo que si un día alguien observa tu discografía diga: 'este tío ha hecho una obra con una solidez'. La foto de mis discos y yo me tranquiliza: 'mirad, he hecho esto'". 

0 Comentarios
cargando