FESTIVAL DE CANNES

Alejandro González Iñárritu: "Algunos policías me tratan a patadas"

El cineasta presenta en Cannes la instalación de realidad virtual 'Carne y arena', sobre quienes cruzan ilegalmente de México a Estados Unidos

González Iñárritu, esta semana en Cannes, donde ha presentado la instalación de realidad virtual ’Carne y arena’. 

González Iñárritu, esta semana en Cannes, donde ha presentado la instalación de realidad virtual ’Carne y arena’.  / REUTERS / STEPHANE MAHE

4
Se lee en minutos
Nando Salvà

Alejandro González Iñárritu es uno de los cineastas más importantes del mundo, pero lo que ha trañido estos días a Cannes es otra cosa: 'Carne y arena', la instalación de realidad virtual que ha creado junto al director de fotografía Emmanuel Lubezki -juntos han trabajado en 'Birdman' (2015) y 'El renacido' (2016)-,y en la que invita al usuario a que experimente en primera persona lo que sufren quienes tratan de cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos

¿Cuál es el mayor desafío que le planteó la realidad virtual? Que, al trabajarla, todo lo que sé sobre cine no me sirvió de nada. Tuve que explorar un lenguaje dramático distinto, del que no hay precedentes. Es como si a usted le dicen que escriba sin verbos: seguramente se volvería loco si tuviera que explicar las cosas sin recurrir a ellos. Pero, por otra parte, ha sido una experiencia liberadora. En la realidad virtual no existe la idea del frame, el marco que encuadra la imagen. El cine, en cambio, está sometido a la dictadura del frame. Sin él, es como un coche sin ruedas. 

¿Qué ofrece la realidad virtual que no ofrezca el cine? Se comunica con el usuario de forma muy visceral. El cuerpo y la mente experimentan las imágenes como si fueran la realidad tangible. Por muchos libros y ensayos y películas que se hagan acerca del drama de la inmigración, no hay nada como experimentarlo en tus propias carnes para comprender lo traumático que resulta. Por otra parte, nuestra sociedad está tan insensibilizada por la cantidad de información y estadísticas con las que se nos bombardea que para hacer la realidad relevante de nuevo hay que recurrir a la realidad virtual. Si yo hubiera hecho un corto documental sobre los inmigrantes nadie le habría hecho caso. 

Alejandro González Iñárritu

director de Cine

"Los jóvenes están a tiempo de entender que cuando la mitad de la riqueza del mundo está en manos de ocho personas, culpar a los inmigrantes de todos nuestros males es una barbaridad" 

Usted empezó a trabajar en 'Carne y arena' hace cuatro años, y en ese tiempo la frontera entre Estados Unidos y México ha ido cobrando más y más protagonismo. ¿Cómo se ha adaptado a ello el proyecto? No lo ha hecho. Aunque ahora se hable más de ello, el drama humano es el mismo ahora que entonces. En ese sentido, yo he querido despolitizar el asunto de la inmigración, que ha sido secuestrado por los líderes políticos en beneficio propio. Y habla de todos ellos. Ahora todos culpamos a Trump, pero Obama aprobó más deportaciones que ningún presidente anterior. Sea como sea, las tragedias humanas no entienden de derechas o izquierdas. Por eso, que nadie espere encontrar alusiones a Trump en 'Carne y arena'.

¿Lo invitaría a experimentar la instalación? Prefiero invitar a chavales de 15 años, si alguien puede arreglar este desaguisado son ellos. Están a tiempo de comprender que cuando la mitad de la riqueza del mundo está en manos de ocho personas, culpar a los inmigrantes de todos nuestros males es una barbaridad; de comprender que los inmigrantes son muy subversivos, porque dejan en evidencia lo que está podrido en el sistema capitalista.

Para preparar 'Carne y arena', ¿también entró en contacto con refugiados en Europa? Sí, estuve en Catania y vi dos barcas llegar llenas de gente, también estuve en la barca en la que hace dos años murieron 720 personas. Entrevisté a gente de Siria, de Egipto, de Eritrea. Y me di cuenta de que sus historias son exactamente las mismas que las de los mexicanos y los sudamericanos. Nuestro desierto es como vuestro mar. En ambos sitios la gente se hunde, y se hace invisible. 

"Las historias de refugiados sirios o africanos son las mismas que las de los mexicanos. Nuestro desierto es como vuestro mar"

Noticias relacionadas

¿Ha tenido usted dificultades para cruzar la frontera alguna vez? Constantemente. En el año 2003 tuve un problema con la ley estadounidense por conducir de forma temeraria en Memphis y desde entonces, durante 13 años, cada vez que paso un control, en carreteras o aeropuertos, me someten a revisiones especiales a pesar de ser un inmigrante de primera clase. ¿Puedes imaginar qué trato ofrecerán a los demás? Y algunos de esos policías me tratan a patadas. 

¿Qué efecto espera que la instalación cause en quien la experimente? Me gustaría que les haga entrar en contacto con la realidad de otros seres humanos. Eso, como sociedad, nos falta. El otro día estuve en Milán, donde estrenaré 'Carne y arena' próximamente; en un escaparate vi una silla preciosa, y al lado de él a un hombre de mi edad que pedía limosna. Entré en la tienda a preguntar por el precio de la silla. Valía 110.000 euros. Y cuando intenté sentarme en ella casi me echan. ¿No sería mejor usar ese dinero para construir una escuela en África? ¿En qué mundo vivimos?