Ir a contenido

Muere a los 85 años Hugh Thomas, autor de la primera historia equilibrada de la guerra civil

Autor del libro sobre el conflicto español publicado por Ruedo Ibérico en 1961, dedicó sus últimos años a una trilogía sobre el imperio español

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Hugh Thomas, en el año 2003.

Hugh Thomas, en el año 2003. / JOSE HUESCA

El hispanista británico Hugh Thomas falleció el sábado a los 85 años. Thomas fue el autor de la primera síntesis de la guerra civil española escrita desde un punto de vista liberal y con ambición de equilibro, publicada en 1961 en Ruedo Ibérico, difundida clandestinamente y que se mantuvo durante años como un estudio de referencia sobre el conflicto. Tras su historia de la guerra civil, revisada profundamente en 1977 pero superada por las aportaciones historiográficas no de los últimos años sino de las últimas décadas. Thomas se centró en la historia del imperio español, especialmente con la trilogía iniciada con ‘El Imperio Español: de Colón a Magallanes’ (2006), proseguida con  ‘El Imperio Español de Carlos V’ (2010) y finalizada con ‘Felipe II: el señor del mundo’ (2013), en la que dio una imagen benevolente del monarca español. Thomas también dedicó obras a la trata de esclavos y la historia de Cuba y México,

Thomas, de quien incluso sus críticos han destacado sus dotes de narrador, estudió historia en Cambridge y la Sorbona, y trabajó en el ministerio de exteriores británico entre 1954 y 1957. Profesor de la Universidad de Reading desde 1966, presidió desde 1979 hasta 1991 el Centro de Estudios Políticos, un ‘think thank’ vinculado a la primera minsitra Margaret Thatcher. Miembro del Partido Laborista hasta 1974, entró en la Cámara de los Lores en 1981 ya afiliado al partido conservador aunque en 1998, llevado por su espíritu europeísta, se unió a los Liberal Demócratas.

Thomas, sin saber español, se lanzó a investigar sobre la guerra civil a los 24 años, tras un viaje en 1955 por España, ante el desierto editorial que se abría entonces sobre la contienda española y que compensó oportunamente con un relato que entonces fue visto como un soplo de aire fresco, alejado del partidismo, aunque básicamente fundamentado en fuentes de segunda mano, sin acceso a archivos y con escasos testimonios directos.

Aunque historiadores netamente de izquierdas que le siguieron inmediatamente después, como Gabriel Jackson, le acusaron de displicencia hacia la república, en su opinión del propio Thomas su libro fue una de las obras que “ayudaron un poco a construir este altar de la cordialidad, que fue tan importante para garantizar el éxito del experimento democrático real abor dado en 1975”.

En su repaso al primer siglo del imperio español, destacó la “inteligencia y visión de futuro” de Isabel la católica, llegando a afirmar que “ninguna mujer en la moderna era del feminismo ha superado sus logros”. De la conquista de América, Thomas destacó que los debates sobre el estatus de los indígenas nunca tuvieron un equivalente en la historia temprana del colonialismo británico. Su balance la figura de Felipe II es esgta: “Un monarca ambicioso, cultivado, muy preocupado por extender el cristianismo en el imperio”.

0 Comentarios
cargando