ENTREVISTA

Oksana Lyniv: "La voz humana es el instrumento más increíble que existe"

'El holandés errante' convierte a la ucraniana en la primera mujer que dirige una ópera de Wagner en el Liceu

La directora Oksana Lyniv en el Gran Teatre del Liceu.

La directora Oksana Lyniv en el Gran Teatre del Liceu. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
ESTER TORRAS / BARCELONA

Oksana Lyniv, una de las jóvenes batutas que mayor proyección internacional ha conseguido en los últimos años, se ha estrenado en al Liceu de la mano de su primer Wagner. La directora ucraniana se ha puesto al frente de la orquesta del coliseo barcelonés en la versión más feminista de 'El holandés errante' que ha concebido el cineasta Philipp Stölzl. Tras formar parte de la Bayerische Staatsoper de Munich, Lyniv se trasladará a Austria para asumir la dirección musical de la Ópera de Graz a partir de la próxima temporada.

¿Cómo ha vivido su primera vez en el Liceu? El estreno siempre es difícil porque músicos y cantantes tienen mucha presión. Al principio estaba muy concentrada y, cuando la atención es demasiado alta, puede ser peligroso porque los directores necesitamos flexibilidad para reaccionar constantemente. Después de unos minutos me sentí mejor y disfruté mucho de la actuación.

¿Qué piensa de la lectura femenina que ha hecho Stölzl de la obra? Me gusta mucho, porque Senda es un personaje muy importante en la leyenda. Su imaginación es tan potente y cree tanto en ella misma y en su sueño que no puede aceptar la realidad en la que vive. Lo que vemos es un producto de su imaginación, aunque las fronteras entre realidad y fantasía nunca están muy claras. 

Es usted la primera mujer que dirige a Wagner en Liceu. ¿Por qué hay tan pocas mujeres al frente de las orquestas importantes? Ese es un aspecto difícil de cambiar, porque el patrón del director hombre está muy arraigado en las mentes de los músicos y el público. Pero pienso que es un buen momento para cambiar eso y para crear una nueva imagen de la profesión de director.

"El patrón del director hombre está muy arraigado en las mentes de los músicos y el público. Es un buen momento para cambiar eso" 

Con dos horas de duración, esta se considera la obra de Wagner más accesible. ¿Qué se necesita para dirigirla? Concentración y fuerza, sobre todo. Cuesta mantener la concentración a lo largo de toda la pieza; tenemos que asegurarnos de que no disminuye y que guardamos la fuerza necesaria para el final.

¿Qué le fascina más de la dirección operística? Hay dos tipos de directores: los que disfrutan dirigiendo ópera y los que no. Para dirigir ópera, por encima de todo debes tienes que sentir una pasión enorme por las voz humana, porque es el instrumento más increíble y rico que existe. Además, debes tener en mente en todo momento la dirección escénica y conectarla con tus ideas musicales. En definitiva, se trata de compartir.

Noticias relacionadas

La próxima temporada cogerá la batuta de la Ópera de Graz, en Austria.

Me invitaron a tomar parte en el concurso para ocupar esa posición y resulté ganadora entre más de 600 candidatos. Me estrenaré este otoño con Chaikovski.